Web
Analytics

Fallece Martina, la otra Olatz Vázquez: Tenía tan solo 27 años

La joven era muy conocida en las redes sociales.

Uno de los principales retos de la pandemia ha sido el de evitar el colapso de los sistemas sanitarios nacionales. El coronavirus no solo ha modificado nuestras rutinas, sino que ha traído consigo una merma del acceso a la sanidad. Para algunas personas, trágicamente, esto ha significado un retraso a la hora de recibir importantes diagnósticos, o un peor acceso a tratamientos.

Martina Luoni, una joven italiana enferma de cáncer de colon, falleció el pasado martes a los 27 años. Luoni se convirtió en un fenómeno viral después de denunciar el colapso del sistema sanitario en la segunda ola del coronavirus. “La actividad quirúrgica no puede estar suspendida”, pidió en un vídeo subido en sus redes sociales.

“Hoy la leona ha perdido la batalla”, dice ahora el texto en su perfil de Instagram. Su caso recuerda mucho al de la periodista española Olatz Vázquez, fallecida hace solo unos pocos días. Ella también se sirvió de las redes sociales para exponer los detalles de su lucha contra esta terrible enfermedad.

El presidente de la región de la Lombardia, Attilio Fontana, lamentó su pérdida. “La enfermedad, que por desgracia la afligía desde hace mucho tiempo, ha vencido. No olvidaremos nunca su sonrisa”, dijo.

El vídeo viral de Martina Luoni denunciando el colapso sanitario.

En noviembre de 2020, Martina Luoni se convirtió en viral en Italia. Publicó un vídeo en Instagram con el que denunció los problemas que provocó el caos sanitario en ella y el resto de enfermos. A Martina le diagnosticaron el cáncer de colón en 2018. “Vivo con una cuenta atrás sobre mi cabeza. ¿Por qué debería perder ni un solo minuto?”, se preguntó.

Su caso llegó hasta el gobierno regional, que aseguró que “ninguna operación a vida o muerte se pospone”. Marina fue una de las primeras pacientes que habló sin complejos de las secuelas de la pandemia contra el COVID-19. Además, cargó contra aquellas personas que no cumplían con las restricciones en el parlamento regional.

“Tengo cáncer, pero mi principal problema eres tú. Tú, que no te pones la mascarilla. Tú, que pasas más tiempo fuera de casa que dentro. Tú, que te dan igual las normas”, sentenció.

Sus seguidores siguieron a diario su lucha contra el cáncer.

Martina Luoni congregó en Instagram a 40.000 seguidores, que mostraban un gran interés diariamente por ver cómo afrontaba su pelea contra el cáncer. La joven soñaba con nuevos proyectos de vida, y siempre ponía una sonrisa a todos sus vídeos. A la vez, nunca ocultó los estragos que le producía la medicación en su cuerpo.

El pasado 19 de julio publicó que estaba “cansada de ser fuerte, de soportar los dolores y el malestar, de ser llamada Leona”. Ese era el sobrenombre con el que la conocían sus familiares y amigos, que trataban de reflejar la “valentía” que veían en ella.

Su última publicación fue el pasado 4 de agosto. “Ojos de niña, cuántos cielos, cuántos mares que me esperan. Ojos de niña, si los miro, veo los sueños que cumpliré”, dijo el texto.

Olatz Vázquez, un caso similar al de Martina Luoni

La periodista y fotógrafa Olatz Vázquez falleció en la madrugada del pasado viernes 3 de septiembre a los 27, años a causa del cáncer gástrico con metástasis abdominal que sufría desde hace más de un año. La Cadena Ser dio la noticia después de confirmarla con fuentes de su familia, que señalan que Vázquez había pasado unas últimas semanas “muy malas”.

La joven decidió contar en redes sociales su experiencia con la enfermedad y los tratamientos a los que se iba sometiendo. Con sus fotografías, se ganó el cariño de muchos tuiteros, que no dejaron de apoyarla en estos meses.

A principios del 2019 la joven comenzó a sentirse mal, lo que la llevó a acudir al médico. Se le hicieron distintas pruebas, pero no se logró encontrar ninguna enfermedad grave. Sin embargo, ella siguió sin encontrarse bien y se dictaminó que se le iba a realizar una endoscopia. Olatz lamentó las dificultades por las que pasó hasta que consiguió un diagnóstico.

“Al principio eran gases, después malas digestiones, quizás dolores menstruales porque, oye, los estaría confundiendo, ¿no? 12 años con la regla cada mes y resulta que soy yo la que confunde dolores menstruales con abdominales… «Será estrés». «¿Periodista? Estás sometida a mucha presión, ya sabes: Madrid, la competencia, las jornadas laborales inacabables… No te preocupes, eres joven y no tienes nada grave»”, relató en un artículo en el que denunció lo sucedido.

Esta citada prueba la tenía prevista para abril de 2020, pero con la pandemia se la retrasaron. “Y llega la pandemia. El 14 de marzo se decreta el estado de alarma en España. Los hospitales empiezan a colapsarse, veo en los medios de comunicación que empiezan a aplazarse pruebas, operaciones, consultas. «Me van a llamar», pienso. «Me van a llamar para atrasarme la gastroscopia»”, relató.

“Efectivamente. El 20 de marzo suena el teléfono: «Olatz, debido a la alerta sanitaria estamos realizando solo endoscopias de carácter urgente, así que hemos decidido atrasar la tuya al 9 de junio». Hablo con la enfermera. Le pido que, por favor, reconsideren mi caso: que yo no me encuentro bien, que vengo arrastrando síntomas desde hace un año, que he perdido peso, que tengo episodios de febrícula constante, día sí y día también, que estoy preocupada. Me dice que lo va a consultar con el médico especialista y que me llamará. Dos horas más tarde suena el teléfono: «Hola Olatz, hemos revisado tu historial clínico y no te preocupes: tú no tienes nada grave»”, contó impotente la fallecida.

No fue hasta el mes de junio cuando le realizaron la gastroscopia y se le dio el grave diagnóstico. Tenía un cáncer en el estómago en estadio cuatro que era imposible operar.