Fallece un marinero de 43 años en un trágico accidente en un barco en Tarragona

Trágico suceso.

La tragedia ha sacudido este jueves al pequeño municipio de l’Ametlla de Mar, en la comarca del Baix Ebre, donde un marinero búlgaro ha perdido la vida en un accidente laboral. El hombre, de 43 años, trabajaba en las instalaciones de la empresa Balfegó, dedicada a la cría y comercialización de atún rojo, cuando se ha producido el fatal desenlace.

Según fuentes de la Guardia Civil, el marinero se encontraba en un fuselaje, una embarcación auxiliar que se utiliza para el traslado de los atunes, cuando ha sufrido un golpe que le ha causado la muerte. El suceso ha ocurrido alrededor de las tres y media de la tarde, cuando la Guardia Civil ha recibido el aviso de que un trabajador había resultado herido de gravedad en las proximidades de la piscifactoría.

Así sucedieron los hechos.

Hasta el lugar se han desplazado efectivos de la Unidad Orgánica de Policía Judicial, que han iniciado las investigaciones para esclarecer las circunstancias del accidente. También se ha personado el forense, que ha examinado el cuerpo del fallecido y ha ordenado su traslado al Instituto de Medicina Legal de las Terres de l’Ebre, en Tortosa, donde se le practicará la autopsia.

El marinero búlgaro residía en l’Ametlla de Mar desde hacía varios años y era muy conocido y apreciado por sus vecinos y compañeros de trabajo. La noticia de su muerte ha causado una gran conmoción en el pueblo, que ha expresado sus condolencias a la familia y amigos del difunto. El alcalde de l’Ametlla de Mar, Jordi Gaseni, ha lamentado el trágico suceso y ha anunciado que se decretarán tres días de luto oficial en señal de duelo. Asimismo, ha pedido que se aclaren las causas del accidente y se depuren las responsabilidades pertinentes. Por su parte, la empresa Balfegó ha emitido un comunicado en el que ha trasladado su pésame a los allegados del marinero y ha asegurado que colaborará con las autoridades en la investigación.

Las piscifactorías son instalaciones donde se crían y se comercializan peces y otros organismos acuáticos. Los trabajadores de piscifactorías realizan diversas tareas relacionadas con el cuidado, la alimentación, la reproducción y la salud de los animales, así como con el mantenimiento de las infraestructuras y los equipos. Estas actividades implican una serie de riesgos laborales que deben ser prevenidos y controlados mediante medidas de seguridad adecuadas.

Algunas de las medidas de seguridad que existen en las piscifactorías son las siguientes: Los trabajadores de piscifactorías deben contar con una formación específica sobre los riesgos de su actividad y las medidas preventivas correspondientes. También deben recibir una vigilancia de la salud periódica y adaptada a las condiciones de trabajo.

Los trabajadores de piscifactorías deben usar el equipo de protección individual (EPI) adecuado para cada tarea, como guantes, botas, casco, chaleco salvavidas, gafas, mascarilla, etc. El EPI debe estar en buen estado, ser cómodo y ajustarse correctamente al trabajador. Además, los trabajadores de piscifactorías deben seguir las normas de higiene personal y laboral, como lavarse las manos, limpiar y desinfectar los utensilios y las superficies, evitar el contacto directo con los animales enfermos o muertos, etc. Esto ayuda a prevenir la transmisión de enfermedades zoonóticas, es decir, aquellas que se pueden transmitir entre los animales y las personas.

Los trabajadores de piscifactorías deben respetar las señales y los carteles de advertencia que indiquen zonas de riesgo, como las que tienen corriente eléctrica, productos químicos, maquinaria peligrosa, etc. También deben informar de cualquier anomalía o incidencia que detecten en las instalaciones o los equipos. Además, aquellos que realicen actividades de buceo deben cumplir con la normativa específica sobre el buceo profesional, como tener el título y la habilitación correspondientes, realizar un reconocimiento médico previo, disponer de un plan de emergencia y evacuación, etc. El buceo profesional implica riesgos como la descompresión, la hipoxia, la hipotermia, los accidentes con la fauna marina, etc.

Estas son algunas de las medidas de seguridad que existen en las piscifactorías, pero no las únicas. Es importante que los trabajadores de piscifactorías conozcan y apliquen todas las medidas preventivas que les correspondan según su puesto y su actividad, así como que colaboren con la integración de la prevención de riesgos laborales en la gestión de la empresa. De esta forma, se podrá garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores y de los animales, así como la calidad y la sostenibilidad del sector acuícola.