Fidel Albiac, señalado por una persona cercana a la familia: «La tenía atada»

La versión de Rocío Carrasco y Fidel Albiac, puesta en entredicho.

Rocío Carrasco se ha explayado en la nueva temporada de la docuserie en la que está contando «su verdad». En esta nueva entrega, la hija de «la más grande» se centró en despejar las incógnitas que había acerca del polémico testamento que dejó la cantante, y desveló todos los motivos que le hicieron alejarse del clan Mohedano. Pero también habló sobre cómo fue la relación con su padre, Pedro Carrasco, y la que fuera su mujer durante varios años, Raquel Mosquera.

Con el foco en la relación de Rociito con Antonio David, no se había hablado tanto hasta el momento del enfrentamiento que siempre ha mantenido con Raquel Mosquera. Pero, en los últimos meses, Rocío Carrasco no se ha mordido la lengua al respecto, y ha contado cómo fue la relación con el boxeador antes de su muerte.

Según la versión de la peluquera, Rociíto se alejó de Pedro Carrasco a raíz del comportamiento que el boxeador había mostrado con su pareja, Fidel Albiac. Algo que, de acuerdo con la peluquera, Pedro Carrasco intentó arreglar pocos días antes de su muerte. Pero en este punto cambian mucho las dos versiones de la historia.

La hija de Rocío Jurado fue dura con el relato que Raquel Mosquera habìa mantenido durante los últimos años. Concretamente, ha sido muy comentado el contraste entre las dos versiones sobre la última vez que Rocío Carrasco vio a su padre con vida. La peluquera, cuando se refería a aquella noche, acababa siempre con una frase lapidaria: «Yo no soy médico, pero esa noche a Pedro se le partió el corazón y me dijo que a esta hija de puta no la volveré a ver nunca más».

Así, Raquel Mosquera llegó a asegurar que «creo que Pedro falleció por esa discusión… Y los psicólogos lo saben. Después de esa discusión, Pedro se pasaba las noches fumando tres cajetillas diarias mirando al cielo». La versión de Rocío Carrasco que hemos conocido en la docuserie es totalmente contraria a la que se había conocido hasta ahora.

«Todo lo que se ha contado sobre esa reunión por parte de esa mujer es mentira. Por mucho que ella diga, mi padre no hubiese dicho nunca a esta hija de puta no vuelvo a verla. A mí me cortan el cuello y las manos y mi padre no dice eso de mí. Mi padre no se va haciendo eses ni dando volantazos porque hubiese tenido una discusión conmigo», dijo.

«Se pidió perdón llorando porque se dio cuenta de que metió la pata y que me había hecho daño en ese sentido. Pero a partir de esa conversación todo eso pasó a un segundo plano. Esa fue la última vez que vi a mi padre», llegó a contar entre lágrimas Rocío Carrasco.

Bruno Caso, amigo de Pedro Carrasco, señala a Rocío.

Bruno Caso ha hablado por primera vez en televisión, en exclusiva para Fiesta. Él y Pedro Carrasco se conocieron en el año 1990 cuando el boxeador acababa de separarse de Rocío Jurado, y en esa época el italiano se convirtió en un apoyo fundamental para Pedro.

Desde el primer momento, los dos se hicieron inseparables y el italiano explicó que fue testigo en muchas ocasiones de la verdadera relación que existía entre el boxeador y su hija, Rocío Carrasco. Según Bruno, ella está mintiendo y lo está haciendo por dinero: «La versión real es la que ha contado Raquel Mosquera, Pedro Carrasco quería muchísimo a su hija pero se murió sin hablarse con ella, en más de una ocasión ella le ignoró cuando él intentó contactar».

Bruno defendió que Pedro lo pasó muy mal por los enfrentamientos que venía viviendo con su hija en los últimos tiempos. «Fidel tenía a Rocío Carrasco muy atada y eso Pedro lo sabía». Sobre Antonio David, Bruno Caso aseguró que Pedro nunca le habló mal de él.