Web
Analytics

‘First Dates’ es testigo del comentario más clasista de su historia

En First Dates últimamente no dejan de superarse: en las últimas semanas hemos sido testigos de una cita que estuvo a punto de fracasar por culpa del mismísimo Matías Roure… o del pretendiente que se enfadó tanto con su cita, que tuvo que publicar un vídeo para explicar su reacción.

Y es que el programa mantiene intacta su capacidad de sorprender… lo normal cuando se trata de un programa con esa audiencia y con ese seguimiento en las redes sociales. Pero lo mejor de todo es que gracias al programa, estamos aprendiendo un montón sobre cómo ligar en este mundo moderno. Hoy en día, tenemos mucho más claro lo que se puede decir en una cita… y lo que nunca, bajo ningún concepto, podemos mencionar. Por ejemplo, gracias a una pretendienta, tenemos muy clara cuál es la manera más rápida para ser considerados unos clasistas.

La autora de la perla en cuestión fue Adriana, una barcelonesa de 24 años, que conoció en el plató-restaurante a Fabio, un italiano de 27 con quien, sobre el papel, podría encajar perfectamente. Pero hubo un detalle que la joven no pudo pasar por alto.

Lo cierto es que Adriana, que se definió como “una persona entusiasta, alocada, con mucha energía, con mucho salero“, ya dió muestras de su descontento en cuanto vio a Fabio. A él le dijo que “la primera impresión, muy bien“, pero luego a cámara reveló que “odio a los pelirrojos, con todo el amor de mi corazón. Pero es que no me gustan para nada“.

Pero el peor momento se produjo cuando la joven le preguntó a Fabio a qué se dedicaba… y él explicó que trabajaba en el Mercado de Gràcia de Barcelona como carnicero. El gesto de Adriana cambió al instante, y aunque no le dijo nada directamente a su pretendiente, a cámara fue muy explícita:

“¿Carnicero? Qué pinta conmigo un carnicero. Ay la madre, que es carnicero. Que se gana muy bien la vida, es su trabajo. No es por ser mala ni clases sociales ni nada, pero un poco más de alto standing.”

 

La cita transcurrió con muy poco feeling, y lógicamente acabó con cada uno por su lado: “Como pareja no, como amigos sí. Pero hasta aquí“, sentenció Adriana.

En las redes se lo tomaron así:

 

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.