«Hay muchísimo más de lo que no tenía ni idea»: Tamara Falcó destruye a Íñigo Onieva en directo en ‘El Hormiguero’

Tamara Falcó sentenció su relación con Íñigo Onieva.

Tamara Falcó se convirtió en la protagonista de la semana, después de que se hiciera pública la traición de Íñigo Onieva… solo unas horas después de anunciar su compromiso. «Estoy arrepentido y destrozado (…) Pido disculpas por no haber sido honesto y pido perdón a Tamara y a su familia públicamente», dijo el comunicado que el empresario, de 33 años, compartió en redes sociales, después de haber intentado escurrir el bulto y negar que las imágenes de su infidelidad fueran recientes.

Ante esto, la marquesa de Griñón respondió con el bloqueo en redes sociales. Mientras el país esperaba conocer su siguiente paso, Tamara Falcó se refugió en casa de Isabel Preysler. Hasta allí se trasladó su hermana Ana Boyer y muchos de sus amigos más íntimos, quienes se convirtieron en su apoyo incondicional en esos momentos tan delicados para ella.

Su círculo reveló que la joven está «destrozada» por la traición y, aunque en un principio dudó en atender sus compromisos profesionales, finalmente se secó las lágrimas y reapareció públicamente ante los medios de comunicación. El lunes por la tarde, Tamara Falcó abandonó Villa Meona rumbo al Teatro Real entre gran expectación, dispuesta a dar la cara y enfrentarse a todas las preguntas de la prensa.

Minutos más tarde, Tamara respondió a las preguntas de la prensa dejando claro que nunca miró a otro lado. «Nunca pensé que estuviera abusando de mi confianza (…) Le dije ‘que sepas que me da igual que hayan sido 6 segundos o un nanosegundo en el metaverso, como esto ser verdad, esto acaba’”, explicó.

«Para los cuernos soy muy cuadriculada pero unido a la mentira ya era…”, dijo Tamara, que en ese momento veía «imposible», una reconciliación con Íñigo.

Demoledora con Íñigo Onieva en El Hormiguero.

Tamara Falcó se ha reencontrado con sus compañeros de El Hormiguero tras vivir la semana más dura de su vida. Cabe destacar que hace apenas siete días la marquesa de Griñón apareció en el programa de Pablo Motos, donde trabaja desde hace dos años, con una sonrisa de oreja a oreja horas tras anunciar su compromiso.

Ahora, se ha sentado en la tertulia de El Hormiguero como cada jueves y se ha sincerado con sus compañeros. Tamara Falcó no ha bailado, pero ha intentado disfrutar como en cada programa, además de contar con pelos y señales cómo se enteró de la existencia del vídeo de Íñigo Onieva con otra mujer.

«Todo dio un giro bastante inesperado… El 17 de junio ya está libre», empezó diciendo irónica y sorprendentemente entera. «Tengo buenísimas amigas y un montón de gente que me quiere entre los que os incluyo, gente que me ha ayudado mucho… Sé que ya con eso era totalmente imposible volver con él pero por todas las mentiras he tenido que retratar a una persona que no conocía con la que me iba a casar, es un alivio pero es duro. Eso sí que fue complicado, pero me voy a quedar por lo bueno».

«No ha habido un momento en el que estuviera sola, mi hermana vino, mis amigos… No ha sido peor las mentiras o las imágenes del vídeo, va todo unido. Nosotros la relación que teníamos era basada en la confianza, ir al mismo infierno y no hacer nada malo. Ha sido como un espejo al que le has dado un martillazo y no puedes devolverlo de vuelta», dijo.

Tras esto, añadió un comentario demoledor: «No es solo la imagen. Hay muchísimo más de lo que yo no tenía ni idea. Cuando digo lo de retratar a alguien es en todo, no solo retratarlo por las imágenes. Gracias a mis amigos por haberme hecho ver con quién me iba a casar porque me he librado».

Tamara confesó a Pablo Motos cómo se encuentra. «Hago mucha terapia y según el tiempo marcado sigo en estado de shock, luego vendrá la pena y la ira. Pero pena por lo que he perdido no, porque una cosa es lo que tú te imaginas y otra cosa es lo que era», dijo, llevándose un aplauso de todos.

Y tú, ¿qué opinas?