Web
Analytics

Hay que fijarse bien. La prueba de que Irene Montero y Pablo Iglesias siguen juntos está en una videollamada a ‘Sálvame’

Ayer saltaba la noticia bomba de la ruptura de Pablo Iglesias con Irene Montero, un rumor que lleva corriendo como la pólvora desde hace meses y que parecía confirmarse. La supuesta separación se producía tras mas de cinco años de relación y tres hijos en común: los mellizos Leo y Manuel, de 3 años y Aitana, de un año. El medio que publicaba la información iba más allá y también aseguraba que “la pareja había roto en el pasado mes de marzo” e incluso que habían vendido su chalé de Galapagar.

Ahora el medio ‘Vozpópuli’ ha podido confirmar la veracidad de esta información tras hablar con fuentes de Podemos que han desmentido categóricamente la ruptura diciendo que “es absolutamente mentira”. Dicho medio también ha hablado M&G, la inmobiliaria que supuestamente habría vendido la propiedad, que, aunque han indicado que ellos fueron quienes hace tres años llevaron la compraventa del chalet de Pablo Iglesias e Irene Montero, han desmentido una nueva compraventa.

Pero hay otra prueba irrefutable que demostraría que la pareja sigue junta y viviendo bajo el mismo techo, al menos de momento. Irene Montero ha intervenido en varias ocasiones en televisión desde el despacho de su domicilio. En marzo de 2020 entró en ‘Sábado Deluxe’ para contar cómo se encontraba después de haber dado positivo por segunda vez en coronavirus. En la imagen se pueden ver unos muebles de oficina y una silla negra.

En el 8M, Montero también apareció en antena en la misma localización para hablar con Carlota Corredera.

Pablo Iglesias reapareció este lunes por videollamada para presentar una conferencia inaugural que impartió del curso Asesoría política a gobiernos y administraciones de la Escuela de Verano de la Universidad Complutense de Madrid. Y, oh sorpresa, el lugar elegido para esta videollamada fue el mismo que Irene Montero, coinciden los muebles y la silla. Esto demostraría que no han vendido el chalé de Galapagar y que, al menos de momento, viven bajo el mismo techo.