Web
Analytics

Hice la petición más surrealista a Telepizza y Telepizza cumplió mi deseo

“El cliente siempre tiene razón”, una de las primeras cosas que te enseñan si trabajas cara al público. 

 

Que no siempre es así es obvio, pero parte del trabajo de, por ejemplo, un camarero (que no está pagado) es aguantar las charlas y miserias de muchos de sus clientes. Y si están pasados de copas despídete de llegar a casa antes de las 00.00

 

Pero no todo es aguantar borrachos, y hay veces que hasta disfrutas del trabajo cara al público…

 

Hombre, alguna imagen de un momento feliz después de diez horas de pie seis días a la semana por un sueldo miserable habrá, ¿no? 

Pues nada, no encontramos GIFS con la felicidad que siente un camarero o una dependienta después de una larga jornada aguantando, con perdón, mierdas de todos los colores por 600 euros; pero os dejamos una bonita historia de los simpáticos muchachos del Telepizza. Bravo por ellos.