Web
Analytics

Humilla a su cita de la forma más cruel posible tras el comentario más inoportuno visto en First Dates

Si te paras a pensarlo un segundo, los nervios que sufren los pretendientes que acuden a First Dates en busca del amor tienen que ser terribles. Si en una primera cita en la calle ya sientes la presión de sacar lo mejor de ti mismo para gustarle a la otra persona, imagínate cuando, además, te están observando unos cuantos millones de espectadores. Y tus padres y tus abuelos entre ellos. No es un cosquilleo en el estómago lo que sientes, es un terremoto.

Por eso es que, en algunos casos, está bastante justificado meter la pata hasta la cadera con algún comentario fuera de tono que, a lo mejor, en el ‘Bar Paco‘ no se nos escaparía. Un ejemplo de esto ocurría en una cita que tuvo lugar en el plató-restaurante más famoso de la parrilla televisiva, y en la que María del Amor, una onubense de 20 años, obsequiaba con una tremenda cobra –de las que no se olvidan– a Lauren, un malagueño de 21. Una cobra riquísima a los postres.

La razón de la cobra, además claro de porque el chico no le gustaba lo suficiente, tuvo lugar minutos antes, mientras cenaban. María del Amor disfrutaba de sus viandas y comentaba con Lauren lo rico que estaba todo, a lo que éste respondía con una frase que provocó el silencio de la joven y las iras de los usuarios de las redes sociales: “qué gorda”. 

De verdad queremos pensar que el comentario fue fruto de los nervios. La típica broma que le haces a un amigo y que sonaba mejor en tu cabeza hasta que, después de soltarla, no te das cuenta de la cagada que has dicho. Y pensamos esto porque el propio Lauren decía de María del Amor que le había encantado y que era “un bombón, una chica 10, superguapa”. Entonces, o se le escapó fruto de la tensión de estar con una cámara pegada a la cara o en esa cabeza hay un cable que no hace conexión como debería.

En fin, que una metedura de pata de este calibre en la primera cita es casi imposible de remontar, y después de que se comiera una cobra como un piano de cola, María del Amor mandó a Lauren a su casa sin posibilidad de una segunda cita. Muchacho, la próxima vez mejor te tomas una valeriana.