Web
Analytics

Importantes novedades sobre la muerte del niño en El Retiro

Un niño de 4 años falleció el pasado sábado, 24 de marzo, después de que le cayese encima un árbol en el madrileño parque de El Retiro, según informó en un primer momento Emergencias Madrid.

Debido a las fuertes rachas de viento previstas por la Agencia Estatal de Meteorología —AEMET— para la Comunidad de Madrid, de más de 70 kilómetros por hora, el Parque del Retiro decidió cerrar sus puertas al público.

Después de observar la situación meteorológica y ser evaluado con los técnicos, se decidió cerrar y desalojar el parque poco antes de las 13:00 horas. El suceso tuvo lugar media hora después, en pleno proceso de desalojo, y cuando ya se había informado oficialmente del cierre.

Sucedió en la zona del parque que está entre las calles de Menéndez Pelayo e Ibiza, debido a los fuertes vientos que han tenido a la capital en alerta amarilla a la capital durante los últimos días.

Hoy se ha sabido que el árbol que cayó encima del niño había pasado una revisión el pasado jueves, apenas dos días antes del fatídico suceso.

Así lo ha asegurado la delegada de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Inés Sabanés, que ha explicado además que el miércoles y el jueves anterior al incidente el parque estuvo cerrado para evaluar los daños que la climatología que azotaba la capital podía haber causado en el arbolado.

En dicha inspección los técnicos comprobaron visualmente el estado del arbolado, utilizando técnicas avanzadas que les permiten conocer si está hueco o padece algún problema, y determinar así el riesgo de colapso, rotura o caída de cada ejemplar.

Además, los expertos estudian sus cicatrizaciones anteriores, la presencia de cuerpos fructíferos o plagas, defectos, riesgo de fractura y vuelco, energía potencial, índice de estabilidad, clasificación biomecánica, esperanza de supervivencia y arbolado de riesgo…

Sabanés ha explicado que a partir de ahora se deberá revisar el protocolo de gestión de incidencias y actuación ante la previsión de situaciones meteorológicas excepcionalmente adversas de El Retiro, aprobado en 2016.

Según el procedimiento, el parque solo se cierra con el nivel de alerta roja, es decir, con vientos de más de 85 kilómetros por hora, motivo por el que el sábado se abrió con total normalidad.