Web
Analytics

Indignación por las amenazas y burlas de tres trabajadoras de un colegio a un niño autista

Los padres de un niño con autismo han denunciado los malos tratos que el pequeño habría sufrido en el Colegio de Educación Especial Santiago Ramón y Cajal de Getafe. Según informa la SER, conocieron parte de ese trato vejatorio gracias a que colocaron a su hijo un dispositivo de grabación oculto en su ropa.

En las grabaciones, que se realizaron durante cuatro días —hasta que personal del centro se percató de ello—, se revela el trato vejatorio que Eduardo recibió por parte de su tutora, una profesora de apoyo, la auxiliar de enfermería y parte del personal de comedor del centro escolar.

Según han relatado los padres en la emisora de radio, decidieron colocarle el dispositivo porque notaban que la actitud de su hijo había cambiado; a pesar de su autismo, antes de entrar en ese colegio no había tenido nunca conductas violentas.

“Como todos los niños tenía rabietas, se angustiaba o se obsesionaba con algo, pero esa impulsividad y esa agresividad que vimos en él, la ansiedad que sufrió, la vimos a las semanas de comenzar las clases.”

Al parecer, según se escucha en los audios, inmovilizaban al pequeño, le amenazaban con “pincharle” en el culo si se portaba mal, con tirarle agua encima, y se burlaban de él por su forma de comunicarse con adultos.

A pesar de que tenía tendencia al escapismo, lo castigaban con estar solo en el pasillo. Tras estos hechos, un psiquiatra del Hospital General Universitario Gregorio Marañón certificó que Eduardo padecía desde hace varias semanas “episodios recurrentes recurrentes sin claro desencadenante de alteraciones del comportamiento (…) con marcada inquietud y autolesiones”.

Después de dejar las clases en el centro de Getafe, el niño estuvo 15 días ingresado en el Hospital Niño Jesús, de donde salió con medicación…

La familia contacto con un abogado para interponer la correspondiente denuncia por lo sucedido, que se interpuso en el juzgado de primera instancia e instrucción número 1 de Getafe, después de lo cual el juez llamó a declarar a la tutora, a la profesora de apoyo y a una auxiliar de enfermería del centro.

Entre las tres declararon que no existió ánimo de maltratar al menor, y que todo lo que hicieron fue seguir las técnicas indicadas por el centro. El colegio ha asegurado en un informe remitido al mismo juzgado que desconoce las medidas que ha denunciado la familia “ajenas a nuestra intervención”.

La familia denuncia, además, que se siente abandonada por las instituciones públicas. “Nos hemos sentido solos y abandonados”, han dicho. “A mi hijo no le han protegido.”

Por lo visto, la única respuesta que recibieron del centro fue una citación que recibieron por un expediente que quiso abrir el centro después de que Eduardo dejara de asistir a las clases. También aseguran que la inspección educativa, a pesar de conocer los hechos, no ha realizado ninguna acción.

Actualmente, Eduardo está en otro colegio y aunque sus padres indican que le cuesta separarse de ellos, ha superado el periodo de adaptación. Sin embargo, el pequeño sigue teniendo que tomar medicación por lo sucedido en el anterior centro…

En las grabaciones, emitidas en la Cadena Ser, se puede escuchar cómo inmovilizaban y amenazaban al niño. “Es repugnante. Estas tres personas son despreciables”, ha comentado Ana Rosa tras escuchar las grabaciones.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.