Web
Analytics

Jesús Calleja desvela por primera la durísima historia de su hijo “secreto”

Jesús Calleja no suele hablar de su vida privada, pero en una entrevista a la revista ‘Semana’ ha detallado aspectos de su vida personal que hasta ahora eran desconocidos para el gran público.

En esta conversación, Calleja desvela que la pasión por la aventura viene de su padre: “él me lo pegó porque era muy aventurero. Él me contaba sus historias cuando era pequeño y yo me las quedaba en mi memoria… Y me influenció tanto que al final he acabado donde he acabado”, recordaba con añoranza.

Calleja reside en León, en su pueblo de toda la vida: “es mi remanso de paz y vivo donde quiero vivir, en el mundo rural, rodeado de naturaleza… Llevo 30 años viviendo allí, mis amigos son los de siempre, no ha cambiado nada en mi vida y sigo haciendo lo que me gusta y lo que me apetece”.

Jesús Calleja comenzó trabajando como peluquero, aunque asegura que no le gustaba la profesión: “Pero era la profesión de mis padres y era lo más fácil para mí. Gané un premio a mejor peluquero de España… Cuando más dinero estábamos ganando, lo cerré”.

Su salto a la televisión fue de mano de Mediaset, que compró uno de sus documentales, aunque a pesar de todo confiesa que: “mi vida no ha cambiado tanto. Siempre me ha gustado viajar. Sigo haciendo lo mismo, lo que ahora lo hago con famosos”. Lo más importante en la vida para el leonés es su familia: “mi nido”, como él la llama. “Es mi mayor privilegio y luego está mi pandilla de amigos”, asegura.

Uno de las historias menos conocidas del presentador es la de la adopción de su hijo, que fue en Nepal, Calleja lo considera el viaje más importante de su vida y se emocionaba al narrarlo: “Yo no tengo que darle ninguna instrucción a mi hijo por él me cuida más a mí que yo a él. Tenemos una relación muy abierta. Él estudio electrónica, pero por avatares de la vida, desde hace dos años se ha convertido en mi mano derecha. Es maravilloso trabajar al lado de tu hijo, un hijo de adopción. Un niño que venía de Nepal con una vida que no te voy a describir, dónde no hubiera sobrevivido si no hubiera sido por mí”.

“Los hijos son los que tienes naturalmente y los que también, por avatares de la vida, acaban convirtiéndose en tus hijos. Yo no tengo un hijo biológico pero lo que yo siento por este chaval es inmenso”, sentenciaba Calleja.