Web
Analytics

JJ, el hombre que puede hundir aún más a Antonio David Flores: “Lo que faltaba”

El padre de Rocío Flores confía en una persona con muy mala reputación.

La controversia que enfrenta a Rocío Flores y Antonio David Flores siguen dando mucho de qué hablar. La novedad ahora es que el exguardia civil ha roto su silencio tras alrededor de tres meses de silencio sobre el documental de Telecinco.

Lógicamente, sus palabras eran muy esperadas: en el pasado, Antonio David no había parado de hablar sobre su familia y su exmujer, pero tras la emisión de la docuserie y su despido de Mediaset prefirió mantenerse con perfil bajo durante una temporada.

El ex guardia civil decidió que el silencio era su arma… hasta ahora. El excolaborador de Sálvame ha participado en una entrevista a través de YouTube. En ella, Antonio David aseguró que está viviendo un “calvario” y se siente “víctima” de un “complot mediático”. Todo, por supuesto, orquestado por su exmujer, Rocío Carrasco.

Antonio David acusa a la hija de Rocío Jurado de haberle “destrozado la vida” y “señalarle públicamente ante todo un país”. Insistió además en que la gente “ha visto una absoluta barbaridad”. Ha llegado a calificar de “terrorismo mediático, acoso mediático y un linchamiento mediático” lo sucedido. Sin embargo, muchos otros consideran que el padre de Rocío Flores no ha hecho más que recibir de su propia medicina, ya que es lo que él ha estado haciendo con impunidad durante los últimos 20 años.

El nuevo amigo de Antonio David Flores.

Sea como sea, la docuserie dejó en evidencia la manipulación que ejerció el exguardia civil sobre algunos periodistas. La hija de “la más grande” fue desenmascarándolos uno a uno. Algunos de los señalados fueron Lydia Lozano, Kiko Matamoros o María Patiño. Por lo visto, el padre de Rocío Flores les daba información para que luego estos la reprodujeran en los platós o revistas del corazón.

Lo malo es que nunca se preocuparon por contrastar esta información. Ahora, después de destaparse su método, el malagueño se ha convertido en un “apestado”: su versión ya no es creíble y muy pocos están dispuestos a escucharle. Sin embargo, el marido de Olga Moreno no está solo.

Según las últimas informaciónes, contaría con la ayuda de alguien que no tiene, precisamente, buena reputación. “Antonio se fía de quien menos le conviene, sobre todo de un tipo que vive en Almería”, dijo una persona cercana al exguardia civil. Al parecer, este nuevo confidente no es anónimo para la prensa y su fama le precede: “Es bien conocido en los medios de comunicación por sus informaciones falsas”.

Con las puertas de Mediaset completamente cerradas, a Antonio David no le queda más remedio que buscar alternativas. Mientras los periodistas de renombre hacen oídos sordos a los que tenga que contar, no le ha quedado más remedio que hacerse oír sin que se sepa que la información sale de él.

“Ese personaje va presumiendo de que Antonio David le ha elegido como intermediario para filtrar ciertas noticias a los periodistas”, explico sobre su nuevo amigo. El objetivo es claro. “Que sea su “hombre de paja” cuando le interese dar pábulo a asuntos relacionados con su contencioso contra Rocío Carrasco”, dijo esta persona cercana.

Por lo visto las iniciales de este “personaje” son J.J. Dos letras suficientes para alertar al excolaborador del pasado turbulento de su nuevo amigo. Según cuentan, a J.J le encanta la fama y es capaz de hacer cualquier cosa para convertirse en protagonista. Una de sus aficiones es dar información falsa que afecta a terceras personas.

Por ejemplo, de él salió la noticia de la presunta pelea entre Enrique Ponce y Ana Soria en una playa, algo que posteriormente se demostró que no era cierto. Sin embargo, este falso confidente consiguió su objetivo: que los medios se hicieran eco y que el torero reaccionara.

Sorprende mucho que Antonio David esté confiando en este personaje, ya que no le es ajeno su historial. Y si resulta que el tal J.J. no es su nuevo confidente, estaría bien que pusiera medidas contra él por decir lo contrario. De lo contrario, podría verse envuelto en un nuevo escándalo, y eso es “lo que le faltaba”.