Web
Analytics

Kiko Hernández y Belén Esteban, derrotados en los tribunales por su gran enemigo común

Belén Esteban y Kiko Hernández, una apuesta fallida.

Ser colaborador de Sálvame es sinónimo de fama televisiva… y de granjearte un montón de enemigos en el mundo de la prensa rosa. Que se lo digan a Kiko Hernández y Belén Esteban, que han perdido una batalla judicial contra un antiguo conocido con el que mantienen una guerra aún abierta.

Esta persona no es otra que el representante más conocido de la televisión, el polémico Toño Sanchís.
Durante años, el representante de la Esteban formó parte de la vida de la “princesa del pueblo” como un hermano, según afirmaba ella.

Sin embargo, todos conocemos como se desarrollaron los hechos. Hechos que a día de hoy siguen dando coletazos. Una ruptura que salpicó a muchos otros compañeros de la de Paracuellos, ya que muchos de sus compañeros emprendieron entonces una contienda personal contra él.

Uno de los más involucrados siempre ha sido Kiko Hernández, quien en un momento dado se propuso emplear toda la artillería pesada con tal de conseguir que su amiga saliera victoriosa en todas las disputas legales.

Mientras, Sanchís decidió alejarse de los focos televisivos. El ex representante prefirió poner en manos de sus abogados la situación. Además, consideró que en el programa del que sus enemigos eran colaboradores se dedicó a acosarle con todo tipo de artimañas.

Ahora, se ha conocido la sentencia que desacredita a dichos colaboradores. Un golpe que deja latente que se debe tener cuidado a la hora de hacer públicas informaciones que puedan perjudicar a terceras personas.

Concretamente, la historia se remonta a cuando Kiko Hernández, después de varios altercados con el ex representante de Belén Esteban, comentó que disponía de información que podría perjudicarle. La protagonista de la información a la que hacía referencia Hernández era Susana Espona.

Después de semanas de especulaciones, la protagonista acudió a un programa de Telecinco para contar que había tenido relaciones con Sanchís. Una historia que causó tal revuelo que ocupó numerosas horas de platós de la cadena.

Sin embargo, el juez encargado de llevar a cabo la instrucción del caso ha dictado finalmente sentencia. La supuesta amiga íntima del que fuera miembro del grupo Los Inhumanos ha sido condenada a pagar 6.000 euros de multa, por vulnerar el derecho a la intimidad y airearlo en un medio de comunicación. Además, por incurrir en una falta del derecho al honor del defendido.

Según Cotilleo.es “se declara que doña Susana Espona ha realizado una intromisión ilegítima en el derecho al honor e intimidad de Antonio Sanchís”. Fuentes cercanas al afectado afirman que este hecho desestabilizó su vida personal y perjudicó a su familia.

Belén Esteban y Kiko Hernández, derrotados de nuevo por Sanchís.

Esta derrota tiene consecuencias indirectas para los colaboradores; en primer lugar, la figura de Kiko queda en entredicho, ya que es quien supuestamente orquestó el entramado. El colaborador organizó la participación de Espona en Sálvame y juntos manufacturaron unas declaraciones para que sonaran creíbles.

Además, invitó a esta mujer a un evento en el que coincidió con Olvido Hormigos, férrea defensora de Toño. Durante el mismo, ambas se tomaron una fotografía juntas por petición de Kiko Hernández. Un gesto que empleó posteriormente para dotar de veracidad y credibilidad tanto su información como el testimonio de Espona.

Con la sentencia del Juez queda en entredicho la veracidad de las informaciones de la que tanto alardea Kiko Hernández. Además de arrojar luz sobre la manipulación de la que es capaz con tal de obtener exclusivas y minutos de televisión.

Por su parte, Belén Esteban es testigo de cómo su principal enemigo ha salido victorioso de una batalla que tampoco la deja en buen lugar. La de Paracuellos ha visto como la justicia se decanta por él, algo que en cierta medida desprestigia las informaciones del programa en la que ella trabaja.

Aun así, quedan muchas batallas judiciales por resolver y Toño ya ha avisado que lo dejará todo en manos de sus abogados.