Web
Analytics

La absurda pregunta de este pretendiente que estuvo a punto de costarle la cita en ‘First Dates’

En First Dates últimamente no dejan de superarse: en las últimas semanas hemos conocido a un padre que ha roto todos los esquemas del programa —y que ha sido aplaudido en las redes sociales—… o un pretendiente que fue al programa porque quería salir de la friendzone… y acabó haciéndole ESTO a su pretendienta.

Pero el programa sigue sorprendiendo… lo normal cuando se trata de un programa con esa audiencia y con ese seguimiento en las redes sociales. Y gran parte del éxito se debe al equipo del programa, empezando por el presentador, Carlos Sobera, los ya míticos camareros… e incluso su voz en offpero también por supuesto a los pretendientes, que nunca dejarán de maravillarnos.

Como cada noche, el plató-restaurante más romántico de la televisión abrió sus puertas para que sus comensales encontraran el amor, y entre las citas pudimos ver la de Marcos, un joven de 42 años que se definía como “compatible y defendible, y Silvia de 39, “romántica y soñadora“, que pretendía encontrar al fin a su príncipe azul.

Los dos habían tenido una velada en la que se habían dado cuenta de que tenían muchos puntos en común: a los dos les encantaba viajar, e incluso les encantaría recorrer el mundo entero. Pero no coincidían en todo, ya que a Marcos le gusta por lo visto mucho bailar, algo en lo que no coincidía Silvia. Sin embargo, el chico lo arregló proponiéndole convertirse en su profesor particular, y todo arreglado.

Según avanzaba la cita, el ambiente se destensó y hablaron mucho sobre ellos mismos. Y Silvia le contó que se dedicaba al mundo audiovisual desde hace aproximadamente un año, habiendo participado como figurante en películas y series, aunque su sueño es ir más allá.

Marcos se sorprendió de lo que oía, y dejó caer una frase que fue motivo de comentario en las redes sociales:

“¿Eres así como una actriz de atrezzo?”

Una frase sin sentido de la que más de un tuitero no dudó en responder en directo:

 

Silvia contestó entre risas: “Bueno, he hecho unos pequeños pinitos“.

Al final, a pesar del cachondeo, los dos no dudaron en afirmar que les apetecería tener una segunda cita, y él bromeó con que le debía un baile. Esta vez cupido triunfó esta vez… fuese atrezzo o no.

Por cierto, que el estilismo de ambos pretendientes también fue muy comentado:

 

… y la extraña obsesión de Silvia por la limpieza:

 

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Vía Elegí mal día.