in

La aplaudida respuesta a un restaurante que ofrecía trabajar gratis, los 6.000 compartidos no son casualidad

Patrocinados

El pecado del postureo.

Reconocedlo, seguro que vosotros también habéis caído en alguna ocasión. Y es que quien más y quien menos, todos nos hemos dejado seducir en alguna ocasión, o al menos hemos tenido la tentación, de caer en el aplauso fácil o la sonrisa cómplice de nuestros seguidores en las redes sociales. Ya sea Facebook, Twitter o —la red favorita para el postureo— Instagram, siempre habrá quien caiga en tu “trampa”…

Giphy

En otros tiempos hacía falta ser un auténtico triunfador para obtener la aclamación popular, pero hoy en día las cosas han cambiado mucho: es suficiente con tener un perfil en una red social, publicar unos cuantos selfies, una dosis de “sonrisas Profidén…” y, eso sí, mucho tiempo libre para presentar una vida de auténtico triunfador.

Al final, de tanto fingir que se tiene una vida a todo trapo, se puede acabar convirtiendo en realidad: gracias a esto, ha aparecido una generación de influencers a la que las marcas pagan por subir fotos a sus redes sociales o su canal de YouTube, ya sea patrocinando ciertos productos o sitios turísticos.

Patrocinados

Muchos de ellos ofrecen sus servicios para ir a restaurantes u hoteles de manera totalmente gratuita, o con algún tipo de beneficio especial, a cambio de hacerles buena publicidad. Hay quienes defienden estas prácticas ya que se podría tratar de un trabajo de promoción sin más, que incluso ha sido bien acogido por ciertas empresas… pero hay muchos otros reacios a esta forma de hacer las cosas.

Por ejemplo, los responsables del The White Moose Café, un hotel de Dublín, Irlanda, que recibió hace unos días por correo una petición de la youtuber Elle Durby solicitando una estancia de 5 noches gratuitas a cambio de hacerles publicidad… y que se encontró con un ZASCA memorable por parte del establecimiento.

La imagen ya es viral.

Ahora, las tornas se han vuelto: ha sido un restaurante el que ha pedido a unos músicos que trabajasen gratis, a cambio de la consabida “exposición”. La captura la ha compartido un tuitero, convirtiendo la conversación en todo un fenómeno viral.

Patrocinados

En la imagen se puede cómo una persona se dirige a otra para ofrecerle tocar en su restaurante:

“Nos gustaría que tocaras los fines de semana con tu agrupación en los distintos puntos que tenemos. Inicialmente no habría pago, pero sería muy bueno para ustedes que se dieran a conocer.”

Ante esto, su interlocutor contesta de forma magistral:

“Nosotros somos un grupo de músicos que vivimos en distintos lados y tenemos una agrupación musical muy profesional. También nos gustaría deleitar sus sabrosos platos a domicilio durante unos meses.”

Y remata con un lapidario “inicialmente no habría pago, pero también sería una excelente oportunidad para que se diesen a conocer”.

Patrocinados

Ya han sido más de 14.000 personas las que han dado a me gusta, y más de 6.000 lo han compartido en sus cuentas.

¿Qué os parece a vosotros?

Patrocinados

Fuente

Patrocinados

Carlota Corredera luce tipazo en bañador en Formentera después de perder más de 60 kilos.

Aplauso unánime a Sergio Ramos por el dibujo que hizo tras la liberación de los 12 niños en Tailandia