Web
Analytics

La confesión más dura de Pablo Motos “a punto de cancelar el Hormiguero”

‘El Hormiguero’ es uno de los programas con más años de éxito en la parrilla de las cadenas privadas. Tras 15 años de emisión, cada noche de lunes a jueves Pablo Motos nos trae grandes sorpresas y famosos de primer nivel internacional. Ahora desde el programa de YouTube, ‘El sentido de la birra’, de Ricardo Moya, hamos podido saber detalles hasta ahora desconocidos sobre el programa que suele ser amado y odiado a partes iguales.

“Yo no suelo hacer entrevistas porque intento no meterme en líos, tengo demasiada visibilidad”, comentaba Motos en una entrevista en el que ha hablado sin tapujos de todo tipo de asuntos, desde los financieros hasta el futuro que le depara a uno de los grandes buques insignias de Antena 3.

En las elecciones quiero ser útil

“Cuando llegan las elecciones, quiero ser útil. Igual con la pandemia. Al principio, pensabas que si abrías la ventana te morías. Entonces, llegó un momento en el que pensé: ‘Cancelo el programa, nos vamos todos a casa'” confesó Pablo Motos, hay que recordar que el programa llegó a parar momentáneamente sus emisiones en la etapa más dura de la crisis del coronavirus.

“Tuve un momento muy vital y me acordé del doctor Pedro Cavadas, que le pregunté por el caso que me contó de una señora que no tenía cara. Yo le pregunté si incluso así quería vivir. Y él me explicó: ‘La vida es igual que un niño en un tiovivo, siempre se va a ir llorando a casa porque quiere dar una vuelta más. Nunca es un buen momento para morirse”, apuntaba el presentador.

Esta frase acabó con el miedo de Motos que reanudó las emisiones de’El Hormiguero’: “Esa frase se me quedó clavada en ese momento donde estábamos acojonados y dije: ‘Hostia, nunca es buen momento para morirse. A lo mejor dentro de un mes estoy muerto, pero yo voy a hacer el programa de televisión porque la gente necesita compañía, que haya algo que sucedía antes de la pandemia”.

“Todos los programas eran una cosa muy rara, por videollamada, y estábamos todos muertos de miedo. La gente necesitaba que siguiera pasando lo mismo que pasaba antes y alguien cuidase de su estado de ánimo y de su mente”, añadía en la entrevista.

A punto de arruinarse dos veces, una de ellas por una “estafa”

El presentador también desveló que ha llegado a arruinarse tres veces: “La televisión es muy cruel, por eso la pagan bien. ¿Por qué pagan de p*ta madre en la tele? Pues porque te roban el alma”. La primera vez fue con Biodel, unos chicles adelgazantes que anunciaba en Onda Cero, y con los que colaboró. Al final, terminaron arruinándole al tratarse de una estafa, ocasionándole problemas de salud a alguinos consumidores. “Estuve a punto de ir a buscarlo y cometer una barbaridad. Laura [su mujer] me frenó. La segunda vez que me arruiné fue con la bolsa”, ha apuntado.