Web
Analytics

La conversación telefónica que debería abochornar a España: “Tienes ese problema”

Aunque estamos en pleno año 2021, y en uno de los países más tolerantes de Europa, en España siguen ocurriendo cosas que parecen más propias de otros tiempos. Aunque parezca increíble, todavía se pueden escuchar conversaciones como la que ha dado a conocer este lunes la Cadena Ser.

En dicha conversación se escucha hablar al dueño de un taller con Carlos, el protagonista de esta historia. Carlos quería trabajar en ese negocio, y había presentado su candidatura al mismo.

Carlos ha contado posteriormente que se trasladó junto a su pareja desde Madrid a Potes, en Cantabria, donde su pareja había encontrado trabajo como cocinero. Cuando vio una oferta para trabajar como carpintero en un taller, envió la solicitud.

“No me encajas para trabajar, ¿vale? Yo lo siento… pero tienes ese problema, que no es un problema, porque no es un problema. Yo no lo veo como un problema, pero yo se lo tengo que consultar a los otros compañeros”, le dice el jefe.

“Vas a estar con otros compañeros. Entonces se lo he consultado a otros compañeros y no les apetece mucho”, continúa. Pero Carlos no termina de entender el motivo por el que le han rechazado para el trabajo: ”¿Pero a qué te refieres? Es que tampoco entiendo…”, le pregunta.

La respuesta del dueño del negocio es verdaderamente desoladora: ”¡Pues a que eres gay! ¿Me entiendes?”. Carlos intenta recuperarse ante esa respuesta.

“Ah, bueno… pero…”, empieza a decir, pero es interrumpido por su interlocutor: “Ya, pero ya. Pero sabes qué pasa, ¿no? Que a mí me vas a crear un problema. Yo entiendo que no es así, yo entiendo que la vida ha cambiado y que las cosas no son como tal, pero…”

La primera vez que habló con el responsable del negocio, Carlos le explicó que había llegado a la zona con su pareja, un hombre que trabajaba en la hostelería. La expresión de su interlocutor cambió en ese momento.

Una semana más tarde recibía la llamada que debería abochornar a toda España. Juzga tú mismo:

Y tú, ¿qué opinas?