Web
Analytics

La emocionante carta de esta chica que se suicidó por culpa del maldito bullying

El bullying o acoso escolar se ha convertido en una epidemia en los últimos años. Niños acosados por sus compañeros que obligan a los padres de la víctima a cambiarle de colegio, y en algunos casos, hasta de ciudad. Se conocen historias de chavales que después de cambiar de centro de estudios, han seguido recibiendo los insultos y vejaciones de sus antiguos compañeros por las redes sociales.

Un verdadero problema que ha obligado al Ministerio de Educación de nuestro país a abrir un teléfono de atención al bullying (900 018 018), similar al que existe para la violencia de género, donde el pequeño puede llamar y denunciar a sus agresores siendo la llamada completamente anónima y gratuita. El servicio está activo las 24 horas del día, los siete días de la semana y es atendido por profesionales como psicólogos y trabajadores sociales. Según los últimos datos que ofrece el Gobierno, que hacen referencia al año 2010, el bullying es un problema que afecta al 4 % de la población estudiantil menor de 18 años. Un tema muy serio.

Cada día se descubren nuevos casos de bullying en las aulas que te ponen los pelos de punta por su crueldad. El último que hemos conocido ha sido el de la austral Cassidy Trevan, que fue violada por sus compañeros de colegio –los mismos que la acosaban– con trece años y que se suicidó dos años después incapaz de superar el trauma.

Ahora, la madre de la joven ha decidido publicar la carta que escribió Cassidy momentos antes de quitarse la vida, y en ella cuenta como, después de cambiar de colegios y de ciudad seguía recibiendo insultos y amenazas a través de las redes sociales de sus antiguos compañeros: “Todavía me contactan estudiantes que nunca he conocido y se ponen en contacto conmigo por Facebook para llamarme ‘zorra’. Me he cambiado de escuela, me he cambiado de casa y aún así me contactan y me acosan”. 

Esta es la impresionante carta de una niña que fue acosada hasta tal punto que no vio otra solución que acabar con su vida con tan solo quince años. Tremendo.

“Yo era una estudiante de (nombre omitido) y fui violada por algunos de los estudiantes que aún asisten a esa institución. Sé que esto suena probablemente como una búsqueda de atención pero está muy lejos de serlo. Tengo muchas razones para hacer esto que también explicaré.

Mi objetivo es advertir a otras personas (mayormente estudiantes pero también los padres) sobre lo que pasó porque estoy preocupada de que si me lo pudieron hacer a mí lo podrían hacer a otros niños como yo, o al menos intentarlo. Usted tiene realmente el poder de evitar que esto suceda. Recuerde que las personas que me hicieron esto eran estudiantes de la escuela (nombre omitido). Es difícil de creer, lo sé. Pero es verdad.

No estoy haciendo esto por venganza a aquellos alumnos que me violaron, que prepararon la violación, que me acosaron por la violación, que se burlaron de mí acerca de la violación ni nada de eso. Tampoco estoy haciendo esto para buscar atención, como he mencionado antes, quiero que esto quede claro.

Estoy haciendo esto porque más de 1.500 alumnos de 7-12 años están matriculados en la escuela y tienen que ser advertidos. Siento que debo hacerlo por lo que me pasó a mí y porque el personal de la escuela no hizo nada para ayudarme (algo de lo que hablaré más adelante). Ahora es mi deber advertir a todos para hacerles conscientes de lo que sucedió.

Pero también estoy haciendo esto por mí misma. Quiero finalmente después de un año y medio que me dejen sola. Es sorprendente la cantidad de estudiantes en la escuela (nombre omitido) que han oído hablar de mí y que siguen montando historias sobre mí a día de hoy. Todavía me contactan estudiantes que nunca he conocido y se ponen en contacto conmigo por Facebook para llamarme ‘zorra’. Me he cambiado de escuela, me he cambiado de casa y aún así me contactan y me acosan. No puedo evitar que la gente difunda rumores pero al menos puedo probar y difundir lo que realmente sucedió ya que se habla de todos modos. Pero como ya he dicho, honestamente esto es para los estudiantes que no son conscientes de ello y que están en peligro por esos alumnos.

Mi nombre es Cassidy Trevan y fui violada.

Si alguien trata de hacerte esto, confía en mí, merece la pena luchar. ¡Lucha! Si no lo haces te arrepentirás el resto de tu vida como yo. Puedes hacerlo.

Ten cuidado. Esa es mi advertencia. Cuídate”.