Web
Analytics

La emotiva carta del hermano de Nicky Hayden tras su muerte que nos ha helado el corazón

Despedir a un hermano es una de las cosas más duras que te puede pasar en esta vida. Algo que nunca se olvida, por mucho tiempo que pase. Roger Lee Hayden despedía a su hermano, el ex piloto de MotoGP Nicky Hayden, que fallecía el lunes después de sufrir un grave accidente de bicicleta, con una bonita carta que ha publicado en su cuenta de Instagram, y que nos ha emocionado a todos.

Roger, roto de dolor, ha recordado los momentos que vivió con Nicky y le ha dado las gracias por haber sido su hermano durante 33 años. Junto a la emotiva carta aparece una fotografía de ambos celebrando el título de MotoGP que ganó Nicky Hayden en 2006.

“Nicky, hermano; nuestra historia no debía terminar así. Fuiste campeón del mundo por algo. Nunca he conocido a nadie con tantas ganas de competir como tú. Me acuerdo de cómo crecimos compartiendo habitación y de cómo, con 12 y 13 años, estudiabas las notas que habías tomado en la carrera anterior. Nunca olvidaré que el lunes después de proclamarte campeón del mundo me hiciste levantar de la cama para ir a correr.

Eso es lo que te separaba del resto y lo que te convirtió en leyenda. Hiciste mejor a todo el mundo, porque cuando no estabas en casa, corríamos en bici o en moto para que cuando volvieras, ese margen que siempre tenías se hubiera reducido un poco. Me empujaste a dar el máximo, pero lo más importante es que siempre recordaré el tipo de hermano que eras. Fuiste una leyenda como piloto y como hermano. Siempre estuviste a mi lado sin importar qué estuviera ocurriendo, dispuesto a ayudar.

Me alegro de que pudieras ver mi mejor versión en estos dos últimos años, no solo encima de la moto, sino también lejos de ella. Podría sentarme todo el día a preguntar por qué, pero en vez de eso prefiero dar gracias por haberte podido tener como hermano durante 33 años. No te preocupes por tus sobrinas, las tengo bajo control: nada de novios hasta que vayan al instituto. Y voy a enseñar a los niños qué se necesita para ser campeón, en aquello que ellos decidan.

Esta foto es especial para mí. Después de pasar por un episodio de muy mala suerte, cuando parecía que tu título se había escapado, al final pude agarrarte así y decirte que ese año seguía siendo el tuyo. Y eso es lo que me volviste a decir tú a mí desde el podio. Incluso en un momento tan increíblemente difícil como este, todavía tengo fe. Si Dios te he traído hasta aquí, Dios te guiará a través de ello. Hasta que volvamos a rodar juntos. Te quiero”