Web
Analytics

La extraña explicación de Cospedal a la broma de los humoristas que le hicieron creer que Puigdemont era un espía ruso

La agencia de noticias rusa Sputnik difundió el viernes 17 de noviembre una broma que ha corrido como la pólvora por las redes sociales y que tiene como víctima a la mismísima ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal. En el audio que se ha viralizado, dos humoristas que se hacen pasar por miembros del Ministerio de Defensa de Letonia informan a Cospedal de que el presidente de la Generalitat cesado, Carles Puigdemont… es en realidad un espía ruso apodado “Cipollino.

En el vídeo de la conversación escuchamos al humorista ruso Alexéi Stoliarov haciéndose pasar por el ministro letón de Defensa. En la conversación no tarda en ofrecerse a compartir con Cospedal información de los servicios de inteligencia de Letonia sobre el papel de Rusia en el conflicto catalán, algo sobre lo que había girado la conversación desde el inicio. Y ahí es cuando suelta la “bomba.

Entre otras cosas, se informa a la ministra de que Puigdemont trabaja “para la Inteligencia rusa desde hace tiempo” y que su apodo es “Cipollino. Además, le cuenta cosas tan chanantes como que el 50 por ciento de los turistas rusos que viajan a Cataluña son, en realidad, miembros “del servicio especial de Rusia. “¿El 50 por ciento?“, pregunta una incrédula Cospedal que, pese a todo, parece que se está creyendo todo lo que escucha.

En la conversación interviene también el humorista Vladímir Kuznetsov, y se llega a ofrecer la ayuda de Letonia, incluyendo la participación del Ejército, con el objetivo de evitar que la situación en Catalunya termine en un escenario similar al de Donbás en Ucrania. “Quisiera que lo tomara en serio. En cualquier caso estamos dispuestos a apoyarles con el desplazamiento de nuestro ejército en el territorio de Barcelona en plazos muy cortos“, le dice el humorista a la ministra.

Ella agradece la información recibida y se compromete a trasladársela al presidente del Gobierno, con el objetivo, incluso, de un posible encuentro personal…

Entre las aportaciones de la propia Cospedal encontramos que la titular de Defensa señala que está “algo más controlada” y que las “mentiras” del independentismo catalán se “están desenmascarando en toda Europa. Pero dice que, sobre la posible colaboración rusa con el Govern, “es importante que se conozca toda la verdad“.

Después de difundirse la broma, la ministra española ha admitido que “fue una conversación muy rara“. “Pedí hablar en inglés y no quisieron; han quitado a la traductora“, ha explicado brevemente en Twitter.

“Como no confié, dejé hablar y no volví a llamar. Ahora sé que eran rusos.”

La explicación de Cospedal no ha tardado en viralizarse, y muchos han contestado a la ministra con humor:

Durante la mañana del domingo 19 de noviembre se ha sabido además que el Gobierno se ha tomado en serio la broma contra Cospedal: creen que el entorno de Putin trató de ridiculizarla y acusa a los dos humoristas rusos de colaborar con los servicios del Kremlin, algo que ellos han negado.

Los dos humoristas rusos no están ligados a ningún medio de comunicación en concreto, aunque coinciden con la línea ideológica cercana al Kremlin“, destaca un portavoz de Defensa. Y añade:

“Son periodistas y tienen formación jurídica, no son exactamente humoristas profesionales. Aunque sus bromas han tenido cierto eco internacional, no son demasiado conocidos en Rusia.”

Los cómicos lo han negado y han recordado que han hecho bromas similares. “Nadie nos dice a quién llamamos; somos nosotros quiénes escogemos a nuestros objetivos“, se han defendido… aunque también es cierto que sus víctimas siempre coinciden con personajes que de alguna forma u otra han colisionado con el Kremlin, como la ucraniana Sávchenko, el cantante Elton John y el presidente turco, Erdogan.

¡Vaya lío!

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.