La inesperada decisión de Carmen Otte tras ser plantada en el altar por Juan Ortega que aplauden todas las mujeres

El torero Juan Ortega cancela su boda a última hora.

Cancelar una boda en el último momento es una de las situaciones más dramáticas y dolorosas que se pueden vivir. No solo implica romper con la ilusión de compartir la vida con la persona amada, sino también enfrentarse al rechazo, la vergüenza, la culpa y la decepción de los familiares y amigos que habían sido invitados al enlace.

El drama se multiplica si la cancelación se produce el mismo día de la celebración, cuando todo está preparado y los invitados están esperando. En ese caso, la pareja tiene que lidiar con las consecuencias económicas, legales y emocionales de su decisión. Además, tiene que dar explicaciones a todos los que se habían implicado en la organización de la boda, desde el cura o el juez hasta el fotógrafo o el catering.

Sea como sea, se trata de algo que, como suele decirse, “ocurre hasta en las mejores familias”. Como muestra un botón: el torero Juan Ortega tomó este fin de semana esta drástica decisión, dejando a su novia Carmen Otte, una prestigiosa cardióloga, con el vestido puesto y el corazón roto. Por el momento no se conoce la reacción de ella ni la de sus allegados, que han tenido que asumir el duro golpe y cancelar la celebración.

“Avisó minutos antes”.

Un hecho insólito ha sacudido el mundo taurino este sábado. El matador de toros Juan Ortega, una de las figuras emergentes del toreo, ha decidido no casarse con su prometida, la cardióloga jerezana Carmen Otte, apenas unos minutos antes de la ceremonia.

Una hora y media antes de la hora prevista para el enlace, hizo tres llamadas decisivas: la primera al cura, un amigo suyo de Barcelona que iba a oficiar la ceremonia, al que le confesó sus dudas y le pidió consejo. El cura le recomendó que no se casara. La segunda a su prometida, a la que le comunicó su intención de no seguir adelante con el enlace, dejándola en shock. La tercera a sus padres, a los que les informó de su marcha.

Una boda con 500 invitados.

La boda de Juan Ortega y Carmen Otte era uno de los acontecimientos sociales más esperados del año en el ámbito taurino. A la celebración, que iba a tener lugar en Jerez de la Frontera, habían sido invitadas unas 500 personas, entre las que se encontraban numerosos compañeros de profesión del torero, así como personalidades del mundo de la cultura, la política y el deporte.

Juan Ortega, de 33 años, nació en el barrio sevillano de Triana y se formó en las escuelas taurinas de Sevilla y Córdoba, donde estudió Ingeniería Agrónoma. Tomó la alternativa en 2014 en Pozoblanco, un día después del 30 aniversario de la muerte de Paquirri en esa misma plaza. Confirmó su doctorado en Las Ventas en 2016 y desde entonces ha cosechado importantes triunfos en las principales ferias.

¿Qué fue lo que le dijo el torero para explicar su cambio de opinión en el último momento?

Según algunas fuentes cercanas al torero, la razón de su espantada estaría relacionada con lo que ocurrió en la despedida de soltera de ella. Al parecer, la novia habría sido infiel con otra persona, y el entorno de Juan se habría enterado horas antes de la boda. Así lo ha afirmado el periodista Miquel Valls desde el plató de ‘Espejo Público’: “Había sucedido algo en la despedida de soltera con alguien. Apuntan a una posible infidelidad de ella”.

Así, según ha trascendido, habría tenido “dudas” sobre el compromiso, y habría llamado a su novia para comunicárselo. Sin embargo, no se sabe con certeza qué fue lo que le hizo cambiar de opinión, ya que el torero la noche anterior había estado bailando y divirtiéndose en una fiesta “muy animada”.

Esta versión, sin embargo, no ha sido confirmada ni desmentida por los protagonistas, que han guardado silencio ante el escándalo. Lo único que se sabe es que Juan llamó a su novia una hora antes de la boda para decirle que tenía dudas, y que luego no se presentó en la iglesia. La novia, por su parte, tuvo que ser consolada por sus familiares y amigos.

La decisión de la novia tras el plantón.

Según ha revelado la periodista Gema López en el programa Espejo Público, Carmen Otte se encuentra todavía en estado de shock y no logra asimilar lo ocurrido. La colaboradora ha afirmado que la cardióloga tenía la intención de disfrutar del viaje de novios que ya había pagado, pero en compañía de sus amigas, y no de Juan Ortega, como estaba previsto.

Por otro lado, Gema López ha contado que la familia de Carmen Otte ha exigido al torero que se haga cargo de los gastos de la boda, que ascendían a una cifra muy elevada. La periodista ha explicado que el contrato del enlace establecía que, en caso de cancelación, el responsable debía asumir los costes. Además, ha añadido que la cardióloga no quiere saber nada del torero y que ha cortado todo tipo de comunicación con él.

Ahora, el futuro de Juan y su novia es incierto. ¿Podrán reconciliarse y retomar su relación? ¿O se tratará de un adiós definitivo? Lo que está claro es que su historia ha dado la vuelta al mundo, y que se ha convertido en uno de los temas más comentados del momento. El torero, que soñaba con triunfar en los ruedos, ha protagonizado uno de los lances más tristes de su vida.