Web
Analytics

La madre de las niñas de Tenerife se plantea ir a Cabo Verde: una niña dijo por radio “Papá, tiburón”

Se hallan en paradero desconocido desde el 27 de abril.

Se trata sin duda del caso que mantiene en vilo a toda España en los últimos días. La desaparición de las pequeñas Anna y Olivia, de uno y seis años de edad, respectivamente, junto a su padre, Tomás Gimeno, es un verdadero misterio sobre el que no dejan de llegar pistas a cada cual más inquietante.

El caso atormenta a todo el país desde el pasado 27 de abril, el día en que Tomás Gimeno y sus dos hijas, Anna y Olivia, desaparecieron. Tomás debía entregar a sus hijas a su exesposa, con la que compartían custodia.

Sin embargo, Gimeno llamó a su expareja para decirle que nunca más volvería a ver ni a las niñas ni a él mismo. Desde ese día, se desconoce cuál es el paradero del padre y de las dos menores. El caso está levantando una profunda preocupación en las islas Canarias y en toda España, pero por supuesto quienes más están sufriendo en los últimos días son las familias de las dos pequeñas.

Especialmente su madre, que el pasado viernes difundió en las redes sociales un texto en el que detallaba el calvario por el cual está pasando. Es sencillamente terrible ponerse en su piel, desconociendo no solo el paradero de sus dos pequeñas, sino el mero hecho de si se encuentran en buen estado de salud.

La Guardia Civil investiga unas señales por radio náutica en la que se escucharon los balbuceos de un bebé: “Papá, tiburón”.

Ahora, la madre de las niñas se planeta coger un avión para ir a buscar a las niñas a Cabo Verde. El dispositivo para localizar a las pequeñas continúa en marcha mientras se siguen varias líneas de investigación.

Ayer se conoció un nuevo dato que da esperanzas de encontrarlas con vida, como cree su madre. Según desveló Ya es mediodía, la Guardia Civil investigó unas señales por radio náutica en la que se escucharon los balbuceos de un bebé del que solo se distinguían dos palabras: “Papá, tiburón”.

Lo escucharon dos personas que viajaban en un barco, aunque parece ser que lo hicieron después de que Salvamento Marítimo ya hubiera localizado ell barco de Tomás Gimeno a la deriva. De todas formas, la señal podía proceder de un amplio rango, de manera que es un elemento importante más en una investigación que ha sido declarada secreta por parte del juzgado canario competente en la materia.

La anécdota encaja con la versión de uno de los amigos de Tomás Gimeno, que piensa que el desaparecido pudo haber cogido una embarcación hacia Cabo Verde, en la que también irían las niñas. La madre de las niñas también cree que están a salvo y que su padre no hará nada para hacerlas daño.

Todo parece indicar que Gimeno no asimiló que su ex tuviera una relación con una persona mayor, y decidió que sus hijas no serían criadas por él. Hay testigos que comentan agresiones de Tomás a un hombre con este perfil.

También se confirmó ayer que Anna y Olivia no se encuentran en Cádiz. Es lo que han concluido las gestiones realizadas por la Guardia Civil después de que la pasada semana una mujer asegurara haberlas visto en la playa de Roche.