Web
Analytics

La nueva vida de Ramón García después de que su mujer le dejara por su amigo: “Lloro mucho”

Ramón García sufrió un palo muy duro a primeros de noviembre.

En los últimos tiempos, la vida de Ramón García ha dado un giro inesperado. Después de su separación de Patricia Cerezo, el presentador se puso manos a la obra para sobrellevar la situación de la mejor forma posible.

Pero el mítico presentador de televisión no está pasando por su mejor momento precisamente. Además de su situación sentimental, recientemente falleció su madre, María Luisa Hernando, a los 88 años. El comunicador se ausentó de En Compañía, el programa que presenta de lunes a viernes en Castilla-La Mancha Media, para despedirse de su progenitora.

Fue su compañera, Gloria Santoro, quien explicó el motivo de su ausencia. “Saben que para nosotros ustedes forman parte de nuestra familia y como tal les debemos una explicación. El martes no estuvo con nosotros nuestro queridísimo Ramón García y hoy, miércoles, tampoco va a estar”, dijo al inicio del programa.

“Ha fallecido su madre, María Luisa, a los 88 años de edad, y ahora mismo Ramón se encuentra lógicamente en Bilbao. En este duelo, en este momento, nosotros que somos su equipo, que somos sus compañeros, que somos sus amigos, queremos mandarle todo nuestro ánimo darle el pésame a él y al resto de la familia”, dijo visiblemente emocionada.

La presentadora recordó además que, hace dos años, en noviembre de 2019, falleció el padre del presentador. Además, reveló que el fallecimiento de María Luisa había sido algo “inesperado”. Para más inri, Ramón García se enfrenta a la pérdida de su madre después de separarse, el pasado verano, de su mujer, Patricia Cerezo, con quien tiene dos hijas, Natalia, de 18 años, y Verónica, de 14.

El engaño con el que Ramón García vivió durante mucho tiempo con Patricia Cerezo.

Aunque la pareja defendió en un primer momento que no existían terceras personas, Ramón García vio cómo no tardaba en aparecer un nuevo hombre en la vida de su exmujer: Kiko Gámez. Se les pudo ver juntos hace unas pocas semanas en la fiesta de cumpleaños de Genoveva Casanova, aunque también han compartido veladas en la noche madrileña.

Algunos medios se hicieron eco de esta relación calificándola de “apuesto amigo”, pero otros medios hablaron de algo más serio. Al parecer, la ex de Ramontxu estaría muy ilusionada con su nueva pareja, y algunas fuentes aseguran que “está pletórica y no lo puede ocultar”.

Ambos tienen bastantes cosas en común, como dejar atrás matrimonios duraderos con hijos. Al parecer, la exmujer de Ramón García y Kiko se conocerían desde hace años al tener amigos en común. No fue hasta el pasado mes de febrero cuando se estrechó la relación. Él habría sido un gran apoyo en su proceso de separación del presentador.

Personas cercanas a la pareja afirman que tratan de llevar lo suyo con mucha normalidad, y explican que Kiko ya conoce a las hijas de Patricia, y también a su ex. Destacan de ella que “ha sabido hacer las cosas” de una forma correcta, sin esconderse, pero sin pregonarlo en exceso. La relación comenzó antes del verano, por lo que existe la posibilidad de que cuando comunicaran la ruptura ya llevaran un tiempo distanciados.

La noticia de la separación supuso todo un mazazo para los seguidores de la pareja, que llevaba 24 años de relación. La pareja se conoció en la década de los 90 en los pasillos de TVE, cuando Ramón era uno de los presentadores más prestigiosos del momento, y ella una azafata de la cadena.

Hubo un flechazo entre ellos que les acabó uniendo poco tiempo después. Ahora, cuentan que el confinamiento les pasó factura. “El estar encerrados terminó pesando mucho. Y antes de que todo terminara de mala manera han decidido acabar a tiempo y en buenos términos”, dijeron desde su entorno.

La nueva vida de Ramón García.

En la actualidad, Ramontxu presenta En Compañía, el programa líder de la tarde en Castilla La Mancha. El presentador considera que este espacio no tiene que ver con lo que ha hecho hasta ahora. El formato del programa comprende pequeños reportajes, juegos telefónicos, algunas pruebas y llamadas para solucionar problemas.

“Ayudamos entreteniendo o entretenemos ayudando. Como tú lo quieras ver. Es un programa donde nos reímos y lloramos mucho”, dijo. “En este programa vemos la punta del Iceberg del maltrato de la mujer, la punta del iceberg de la depresión. De esas personas que mueren solas en sus casas y ni siquiera aparecen en los medios…”

“Luego hay una parte muy bonita, que es el trato a los mayores”, añadió. Según Ramón, si hay algo que caracteriza al espacio que presenta es la facilidad que hay para pasar del llanto a la risa y viceversa. “Lloro muchas veces. Hay gente que me dice: yo veía el programa con mi mujer y lo último que me dijo fue que cuando me muriese fuera a Ramón. Fíjate qué declaración de amor”, explicó.

Está claro que es un trabajo que le gusta mucho y le dedica muchas horas. Además, le resulta terapéutico en el terreno personal. “Aveces hablo de cosas que me pasan a mí”, dijo el presentador. Es precisamente lo que le ocurrió después de fallecer su madre, ya que a los pocos días una persona llamó a su programa contando que se le había muerto su progenitora.

A pesar de que no sabía si iba a ser capaz de hacer frente a la situación, empatizó con este invitado y en publicidad compartieron un gran abrazo.

Entre sus planes más inmediatos está también dar las campanadas, aunque en esta ocasión no lo hará en TVE junto a Anne Igartiburu. El presentador se despedirá junto a Ibai Llanos en streaming, una prueba más de que las nuevas tecnologías siguen avanzando.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Ibai (@ibaillanos)

Está claro que a Ramón García no le faltan las ganas de emprender nuevos proyectos. Además, es algo que puede complementar a la perfección con el cuidado de su familia, ya que sus hijas ya son mayores y no necesitan que su padre esté todo el tiempo encima.