Web
Analytics

La periodista Elisa Beni ataca a Irene Montero asegurando que “un perro no es un miembro de la familia”

La periodista Elisa Beni ha se ha colocado en el centro de la polémica en Twitter tras la respuesta a un tuit de Irene Montero, Ministra de Igualdad. Montero explicaba en esta red social como muchas mujeres víctimas de violencia de género estaban condicionadas por sus mascotas de cara a poner fin a su relación y alejarse de su agresor. De esta forma anunciaba el programa Viopet, que estaba diseñado para acoger a los animales que se pudieran encontraran en esta situación.

La periodista no acabo de entender el concepto que manejaba la política de Podemos y estallaba, acusando el comentario de frivolizar: “¿En serio?, ¿Las mujeres que tienen tal presión psicológica y tal dependencia malsana no actúan por las mascotas? No se puede ser más frívolo”.

Muchos usuarios contestaron a la periodista y aseguraban conocer muchos casos en los que, efectivamente, una mujer se había visto condicionada por su mascota a la hora de denunciar a su agresor, ya que, para muchas personas, las mascotas son parte de la familia. Beni rechazaba este argumento y consideraba que era “psicológicamente eso es una autoexcusa”, calificándolo de “absurdo” ya que considera que “Entre tu vida y un animal no hay que optar (excepto que estés enajenado)”, apostillaba.

Este debate se comenzó a viralizar y eran numerosos los mensajes que contestaba la escritora en una linea similar, pero no cambiaba de opinión. Incluso la periodista científica Rocío Vidal ha intentado dialogar con Beni y le ha explicado: “Puede ser un factor influyente, claro. Mi animal es un miembro de mi familia, no podría dejarle con un potencial agresor. ¿Qué es lo que te molesta tanto?”.

“¿Eres familia de un animal o tienes en tu familia un animal de compañía?”, contestaba la tertuliana. “La familia es un concepto muy amplio en el que puedo incluir personas y animales. Y yo pongo a mis perros por encima de la mayoría de personas que conozco, faltaría más”, contestaba Vidal, argumentos que no le convencían. Nada hizo cambiar de opinión a la periodista, que se mantuvo en sus trece: “Ningún animal vale lo que una persona. Afirmar eso es el fin de nuestra civilización”, expresaba.