Web
Analytics

La persona con más cara —y más cutre— del mundo, expuesta en las redes sociales

Es desgraciadamente habitual que los diseñadores tengan muy poca protección de sus trabajos originales. Incluso aunque registren los derechos de sus diseños, como vimos recientemente poco pueden hacer para impedir que les copian gigantes de la moda como H&M, Topshop, Forever 21o la española Zara.

giphy

En este caso, la víctima es Raf GFX, un diseñador muy activo en Twitter a quien Angels Esports, un “club profesional de deportes electrónicos de España“, le encargó un logo.

Hasta ahí todo bien… pero llegó el momento de reclamar el pago del mismo, y dejaron de contestarle. A falta de noticias, hace unos pocos días Raf GFX denunció en las redes sociales que le habían robado el logo. Con un “problema” añadido: se trataba de una preview en la que todavía se veían las reglas y bordes de Photoshop.

 

CrrnshHXgAIKLTo

CrrntZLXEAEo5Og

CrrnyuYWAAAE3jP

 

Estas son algunas de las respuestas de Angels Esports, que no queda muy claro si entendían la imagen que estaban dando…

 

El diseñador explicó así la cuestión de la marca de agua:

“Ya que soy quien sufre esto en primera persona aclarare lo de la marca de agua. No la utilizo ya que prefiero mostrar que trabajo estoy haciendo al cliente para que pague por algo que quiere y le gusta, por eso suelo dejsr las reglas y bordes de photoshop, dejándolo cutre e inusable. Pero este señor ha decidido usar esa misma imagen tan CUTRE y quedarsela apropiándose de algo que no ha sido pagado debidamente. No me gusta parecer desconfiado de la gente con las marcas de agua, pero xon gente asi no puedo comportarme tan humildemente. Eso no quita culpa al robo, vamos a calmarnos xd.”

La denuncia se viralizó, y casi 5.000 RTs más tarde

 

Crxe4iVXYAUU6rL

Eso sí, el cachondeo sigue:

 

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Os dejamos con otra gran historia de robos: estos ladrones intentaron robar un McDonald’s, y no os imagináis a quién se encontraron dentro.

Vía Elegí mal día.