Web
Analytics

La policía explica en dos tuits como se ha acabado con la libertad de expresión en España sin darte cuenta

Uno de los eternos debates que siempre vuelve a las redes sociales es el de la libertad de expresión y los límites del humor. ¿Decir que un político es un ladrón, cuando es probado que ha robado, es libertad de expresión o estás dañando sus derechos? ¿Y en el caso de una persona anónima? ¿Lo que ayer hicieron muchos usuarios de las redes sociales con Andrea Janeiro es libertad de expresión o ciberbullying?  ¿Dónde están los límites del humor y donde pisamos el delito? Un tema complicado en el que nadie parece ponerse de acuerdo y en el que sigue habiendo muchas dudas.

Lo que sí es cierto es que el discurso de la Policía ha cambiado desde que el Partido Popular está en el Gobierno. Hace escasos tres años, el community manager del perfil de la Policía Nacional en Twitter recomendaba bloquear a todos los usuarios que hacían comentarios hirientes e, incluso, a los que pedían la muerte para otros con (hasta) una bomba. Entonces, NO era delito.

Pero dos años después, y sin saber muy bien cómo, decir canalladas en Twitter, además de convertirte en un canalla, se convertía en delito. Que no seremos nosotros los que digamos que algunos comentarios –sobre todo, después de una muerte– están bien, muy al contrario, pero haciendo hincapié en el tema de la libertad de expresión, ¿por qué algo que hace unos años no era delito, ahora sí lo es?

Estaría bien que, además de poner tuits de mucha risa, explicasen el porqué se toman estas decisiones, con las que muchos usuarios estarán de acuerdo, y otros no tanto. En todo caso, el cambio de opinión de la Policía Nacional es evidente.

Fuente imagen: Spanish Revolution.