Web
Analytics

La reina Letizia asombrada: “Leonor tiene que planchar, cocinar y lavarse la ropa”

La princesa se adapta a la nueva vida de su colegio.

La princesa Leonor lleva varios meses viviendo sola en el extranjero, y parece que la joven se ha adaptado a la perfección a las estrictas normas de su colegio. La hija de los reyes se ha tenido que olvidar de cualquier trato especial desde que está en el UWC Atlantic College.

leonor 1200x720 1

Poco a poco, se ha acostumbrado al día a día y a las medidas impuestas por el internado. La heredera al trono comparte habitación con otras chicas de diferentes nacionalidades y de distintas clases sociales, para seguir a rajatabla la idea del centro de completa integración.

Además, estaría durmiendo en un cuarto bastante austero y sin ninguna clase de lujos. Incluso el cuarto de baño y las duchas serían compartidas, algo que marca una gran diferencia para ella, ya que estaba acostumbrada a tener un trato especial en cualquiera de los lugares que ha tenido la suerte de visitar.

Lo mismo con las mesas del comedor, al que asiste junto con el resto de sus compañeros en las horas asignadas. Son solo algunas indicaciones dentro de la estricta lista de normas que debe cumplir la joven en estos dos años de formación. Además, aparte de las clases, la princesa debe cumplir con dos horas obligatorias de voluntariado y actividad física.

La jornada termina diariamente a las nueve y media de la noche, momento en el que todos los alumnos deben retirarse a sus habitaciones a descansar. Sin embargo, por lo visto los fines de semana tienen algo más de libertad los fines de semana, cuando el horario se alarga hasta las once.  También pueden aprovechar para pedir comida, ver películas o visitar la ciudad.

Una prueba de ello es que hasta el propio centro organiza actividades especiales, como aquel polémico desfile con motivo de la festividad LGTBI. Los vídeos de la celebración que se vieron en las redes pusieron de manifiesto lo mucho que habían disfrutado los alumnos de este “movimiento incluido en el colectivo LGBTIQ+, que busca potenciar la libertad identitaria y la diversidad humana”.

El hecho de que varios de los alumnos desfilaran en ropa interior e incluso hicieran provocativos striptease para el resto de sus compañeros, pusieron al centro en el punto de mira. Un asunto que generó gran preocupación dentro de la Casa Real, temiendo que la imagen de Leonor pueda verse perjudicada por ese tipo de eventos.

Las nuevas responsabilidades de Leonor.

Ella ya ha dejado claro que en Gales se siente mucho más libre, y ajena a su vida más encorsetada en España. Además, el plan de estudios está enfocado precisamente a que desarrolle varias facetas de su personalidad.

Debido al hermetismo por parte de la familia real, no sabemos ni siquiera el tipo de asignaturas que ha elegido para este primer año de Bachillerato, o si se ha adaptado bien a las circunstancias. Tampoco si ha podido conocer personalmente a Alexia de Holanda o si se han hecho amigas en este tiempo, algo que genera mucha curiosidad entre la prensa rosa europea.

De hecho, lo poco que sabemos debemos agradecérselo a los reyes de Holanda, Máxima y Guillermo, que no han tenido problemas en desvelar los cambios experimentados por su hija. Sobre todo, porque ha tenido que adaptarse a una rutina muy diferente a la que estaba acostumbrada en palacio: “De repente tuvo que lavar la ropa ella misma, cocinar y además seguir toda la educación en inglés”, contaron.

Por tanto, Leonor habría seguido las mismas directrices. La hija de los reyes habrá tenido que aprender a hacer todas esas cosas por ella misma, algo que llenaría de orgullo a Letizia. Sin duda, la reina podrá presumir de haberle dado una educación impecable a sus hijas, que además les ayuda a saber desenvolverse en cualquier situación y ser unas jóvenes muy bien preparadas.