Web
Analytics

La tienda de la chica denunció que le habían roto los dedos el 1-0 sufre un trolleo masivo

Ni la violencia se contesta con más violencia, ni un acto repugnante con otro aún más repugnante. El “ojo por ojo y diente por diente” no tiene cabida en una sociedad avanzada y civilizada, y no podemos ir de justicieros por la vida, ni por las redes sociales. Para eso ya están unos señores que han estudiado (mucho) y que se llaman jueces. 

El pasado domingo 1 de octubre una mujer se hizo famosa en toda España. Marta Torrecillas acusó a la policía nacional de haberle roto los dedos de la mano, uno a uno, en los altercados en el referéndum ilegal. Pero después de ser atendida por los médicos simplemente tenía una capsulitis. ¿Pero qué es una capsulitis?

“La cápsula articular es el tejido fibroso que envuelve a una articulación móvil. Una capsulitis hace referencia a la inflamación de la cápsula articular. No se trata de rotura o factura de ligamentos o cápsula, que es algo más grave. Cuando la cápsula se inflama se produce la capsulitis que causa dolor duradero y la rigidez de la zona. Es una lesión típica de algunos deportes como el balonmano, voleibol o porteros de fútbol. La inflamación se produce a causa de alguna contusión o golpe y evoluciona con el paso de las horas extendiéndose a las falanges adyacentes e incluso provocando hematoma.”

La verdadera lesión de Marta corrió como la pólvora por Internet, y muchos usuarios decidieron tomar la justicia por su mano organizando un boicot contra ‘La Catxaruda’, su negocio de productos ecológicos.

Es obvio que esta señora se equivocó, es también obvio que mentir sobre algo tan grave es repugnante, pero nadie se merece ser linchado en las redes sociales, y aún menos que ataquen al medio con el que te ganas la vida. Algunos usuarios decidieron llevar el boicot a su negocio hasta sus últimas consecuencias, y escribieron opiniones negativas utilizando Google Reseñas, recogidas por el periódico ABC. Tal fue el odio, y el tiempo libre de estas personas, que la tienda ha acabado teniendo la puntuación más baja posible. Lo dicho, si seguimos con el “ojo por ojo” al final nos quedaremos todos ciegos.

Aquí os dejamos algunos comentarios, los podéis juzgar vosotros mismos y ver si llevar el odio y rencor hasta este nivel es lo mejor que podemos hacer en estos difíciles momentos. Por supuesto que no defendemos algo tan ruin como acusar a la policía de unas lesiones que no se produjeron, pero un poquito de paz y serenidad no nos vendrían nada mal.

“Hicimos un pedido y nos llegaron muchas cosas pudridas, y el que no estaba pudrido no era de calidad. No volveremos a comprar ni yo ni mis socios”. 

“Venden verduras pasadas y justifican el aspecto diciendo que es ecológico. El olor de cebolla sudada impregna el género. El precio, según las pretensiones y humos que se dan. Negocio y proveedor a evitar”. 

“Mal servicio y mal producto, se te hunden los dedos”. 

“Puedo comprar peras o ya las tiene muy manoseadas? A ver si el producto me llegará roto”.