Web
Analytics

La triste confesión de Saúl Craviotto tras ganar ‘MasterCherf Celebrity’ que nos ha hecho reflexionar sobre la fama

Ya tenemos ganador de la segunda edición de ‘MasterChef Celebrity’. El piragüista Saúl Craviotto confirmó todas las predicciones y se proclamó vencedor del programa de cocina en una reñidísimada final en la que se enfrentó a Silvia Abril, José Corbacho y Patricia Montero. El último MasterChef de la registró datos máximos de audiencia con un récord histórico en cuota, con un 29,7% y 3.444.000 espectadores. Una auténtica locura.

Antes de su merecida victoria después de un concurso muy meritorio, Craviotto concedió una entrevista al portal Ecoteuve donde habló de cómo le había cambiado la vida el programa culinario.

“Ahora veo que la gente se gira más cuando me ven por la calle… Me hace gracia. Llevo 17 años remando, 4 medallas olímpicas y ahora solo me reconocen por Masterchef. Pero muy bien, me siento muy orgulloso porque ha sido una gran experiencia.”

El ganador de cuatro medallas olímpicas confirmaba el buen rollo que ha existido entre todos los concursantes de esta edición “Me han sorprendido todos, hemos hecho buena piña, tenemos un chat, quedamos a veces… Imagínate cómo es ese grupo de WhatsApp, todo cómicos, actores… da para un libro” y se mostraba sorprendido con las últimas declaraciones de otro famoso ex concursante del programa de cocina, Fernando Tejero, que dijo recientemente que la mitad de lo que ocurría entre los fogones de ‘MasterChef Celebrity’ era falso: “No sé a qué se refiere. La experiencia que he vivido ha sido brutal. He perdido 7 kilos de peso porque es un programa exigente y duro, con mucha presión. Yo estaba todo el día estudiando y practicando en un restaurante. No entendí sus declaraciones”. 

Pero que nadie espere ver al piragüista en otros realities patrios como Supervivientes, él tiene muy claro cual es su futuro: “No iría a Supervivientes. Lo paso mal con el hambre y el calor. Ahora me tengo que centrar en la piragua, que es un Supervivientes bueno”. 

Fuente: Ecoteuve