Web
Analytics

La última hora sobre la sentencia de “La Manada” hace temer lo peor

Tras nada  más y nada menos que 5 meses de espera, ya hay fecha para la lectura de la sentencia de la presunta agresión sexual a una joven en los Sanfermines de 2016, el caso conocido como el de “La Manada”.

Según informa ABC, el presidente de la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra, José Francisco Cobo dará lectura a la sentencia el próximo jueves 26 a las 13 horas.

Ese día sabremos si el tribunal, formado por tres jueces, considera que hubo agresión sexual, tal y como denunció la presunta víctima. La fiscalía y las acusaciones particulares y populares solicitan penas que suman entre 22 y 25 años de cárcel por un delito de agresión sexual, delito de robo y delito contra la intimidad.

Las defensas de los cinco acusados, por su parte, solicitan la absolución de los jóvenes porque consideran que hubo consentimiento por parte de la presunta víctima.

Aunque fuentes cercanas al caso consideran que el hecho de que la lectura sea en audiencia pública puede significar que la sentencia sea condenatoria, todo apunta a que la lectura del próximo jueves no pondrá punto final al caso ya que en estos meses de espera todas las partes han mostrado su intención de recurrir.

Y es que si salen culpables, las defensas pedirán recurrir para exigir su absolución… mientas que si salen inocentes o con una pena reducida, las acusaciones recurrirán para solicitar que cumplan la pena solicitada por cada una.

Además, si se cumple lo que se ha visto hasta ahora con diferentes recursos presentados por las defensas, es posible que en la sentencia haya un voto particular. Uno de los magistrados ha defendido siempre que no había motivos suficientes para mantener en prisión a los jóvenes si bien no les eximía de posibles responsabilidades.

Sin embargo hay quien apunta que, como informó La Vanguardia recientemente, han sido estas discrepancias entre los jueces del caso las que habrían dilatado la sentencia. Así, en vez de agresión sexual, los hechos podrían ser considerados abuso, una tipificación que cambiaría sustancialmente la pena, pasando de los 15 a los 25 años de prisión que supondría la agresión a los entre 10 y 15 que conllevaría el abuso.

Esta última calificación implicaría admitir que el consentimiento estuvo viciado —por el consumo de alcohol, por ejemplo—, pero que no hubo violencia e intimidación. En el caso de Pamplona es un supuesto poco probable ya que ni siquiera fue esgrimido por las defensas durante el juicio.

“No se plantea el abuso como posible ya que la causa fue de blanco o negro, de absolución o condena”, explican las fuentes consultadas.

Sin embargo, otras fuentes consideran que la demora de la sentencia estando los imputados en esta situación apunta para muchos hacia una resolución condenatoria. “Habitualmente, cuanto más largo es el proceso para que salga el fallo más claro parece que vaya a ser de condena”, indican fuentes judiciales.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.