Web
Analytics

Las aficiones de Japón y Senegal en el Mundial dan una lección al mundo

Dos victorias tan sorprendentes como históricas.

Con un juego sin alardes, beneficiado por un error garrafal de Davinson Sánchez que empeoró con su expulsión Carlos Sánchez, Japón derrotó a Colombia en un encuentro en el que el perdedor mereció tanto o más honor que su rival. El equipo asiático se mostró tímido en gran medida… pero decidido en su voluntad de no ceder una conquista inesperada.

Japón celebró la victoria ante Colombia como quien conquista un territorio contra todo pronóstico. No imaginaron que ocurriría, tampoco su rival… pero ocurrió.

Senegal aumentó el estado de asombro al sorprender a Polonia —ganando por 1-2—, y sumar así la primera victoria africana en suelo ruso. La fortuna y un error garrafal en bloque del combinado europeo permitieron a Sadio Mané y los suyos presentarse en el Mundial con una victoria.

De esta manera, se sitúan como colíderes junto a los nipones y con opciones reales de soñar con emular la gesta de 2002, cuando alcanzó los cuartos de final.

Las aficiones de Senegal y Japón, las más limpias del Mundial.

Pero Japón y Senegal no sólo se llevaron la victoria en la cancha: sus aficiones demostraron que la cultura y lo deportivo van de la mano en camino al éxito.

Al finalizar el partido contra Colombia, algunos seguidores de la selección japonesa se tomaron su tiempo para recoger la basura que quedó en los pasillos en los que se encuentran las butacas de la Mordovia Arena, en Saransk.

Posteriormente, los aficionados de Senegal harían lo propio tras su histórica victoria contra Polonia, un grupo de seguidores se puso a recoger la basura que quedó en los pasillos del estadio Spartak en Moscú.

Así, sí.