Las indignantes críticas de Mamen a las mujeres de su pueblo en ‘First Dates’: «Están todas gordas y envejecidas»

First Dates no deja de sorprender.

Semana tras semana, First Dates sigue sorprendiendo a los espectadores. A pesar de ser un programa que lleva varios años en antena, se las ingenia para encontrar a pretendientes que no dejan a nadie indiferente. Además, Cuatro sigue teniendo una audiencia fiel y un gran seguimiento en las redes sociales.

Parte del éxito de First Dates consiste en que, gracias al programa que sigue presentando Carlos Sobera, aprendemos a ligar en la era moderna. Además, hace una gran labor ayudando a visibilizar a las minorías, aprendemos los valores de la tolerancia… y, otras veces, simplemente nos enseñan lo que no debemos hacer en una cita en absoluto.

Como muestra, un botón: después de viajar y vivir la vida durante años, Juan fue al plató de First Dates a buscar una compañera de viaje. El pretendiente entró con mucha serenidad y mucho temple, y se definió como un tipo noble, con mucha sensibilidad y con mucha experiencia en la vida.

Juan ha viajado por toda Sudamérica y se ha construido su propia casa en República Dominicana. A los 60 le dio un infartó y decidió cambiar su vida, comenzó a viajar para olvidar su divorcio y todo lo que le había pasado. En First Dates le presentaron a Beatriz,  de 76 años, pero nadie se cree que sea tan mayor.

Según la propia Beatriz, la confunden con la hermana de su hija y no entiende por qué las mujeres de su pueblo están “todas gordas, envejecidas”. Ella busca a una persona de su misma manera de ser, y nada más ver a Juan tuvo claro que no era el hombre que estaba buscando.

“No me ha gustado”, dijo, pero hizo de tripas corazón y empezó a conocerle. “No le voy a dejar ahí tirado”, dijo, antes de decidir que era bajito para ella, que está estupenda y no como las señoras de su misma edad de su pueblo.

Beatriz también contra el turismo.

La soltera se sentó en la mesa con la sensación de que Juan no le gustaba y todo lo que iba escuchando no era de su agrado. Al saber que le gustaba viajar y que había recorrido casi toda Sudamérica, le dijo: “No conocemos España y nos vamos al extranjero”.

Cuando Juan le dijo que en España no había mucho por ver, ella se molesto. No fue la única incompatibilidad entre ambos, ya que ella aseguró que le encanta leer y él le dejó claro que a él no le gusta nada. Cuando Beatriz quiso saber si Juan tenía hijos y él le ha dicho que tenía una hija, ella contestó que tenía cuatro hijos y que a su hija no la quiere conocer.

A ella le gustaría tener una relación en la que cada uno esté en su casa, se vean una semana, otra no… Algo que a él no le pareció una relación seria. Por todo ello, cuando llegó la decisión final, Beatriz le dejó claro a Juan que entre ellos no había surgido nada y que su hija le había advertido de que no iba a encontrar el amor en First Dates.

Él venía muy ilusionado y se quedó bastante chafado. Estaba dispuesto a invitarla a cenar, pero al saber que no había nada entre ellos, se ahorró 15€. Un gesto que a Beatriz no le gustó: “si me hubiera pagado la cena me hubiera pensado darle una segunda oportunidad”.

En el momento de la verdad, Juan dijo que no quería tener más citas porque Mamen no había puesto ningún interés en conocerle. Ella contraatacó diciendo que “no, es más bajito que yo”. Juan le dijo que eso no era así, pero no quiso entrar en discusiones.