Web
Analytics

Las palabras de la hermana de Urdangarín que pueden hacer arder a la Casa Real

Después de haber esperado desde mediados del mes de marzo el veredicto de la sentencia del Tribunal Supremo, hace unos días se conoció por fin el veredicto de la sentencia de forma definitiva. Iñaki Urdangarín fue condenado a una pena de cinco años y diez meses de cárcel, cinco meses menos de los que la Audiencia de Palma de Mallorca le impuso en febrero de 2017.

El marido de la infanta Cristina ingresó este lunes 18 de junio a las 8:13 en la cárcel de Brieva, en Ávila, después de que el pasado miércoles la Audiencia Provincial de Palma le diese cinco días para entrar en la prisión que él mismo eligiese.

El centro penitenciario escogido por el exdeportista está destinado a mujeres, pero dispone de un pequeño módulo para hombres que llevaba cuatro años vacío. Ocupará la celda en la que cumplió su pena Luis Roldán, ex director general de la Guardia Civil.

La decisión simplifica las medidas de seguridad que el Ministerio del Interior debía tomar, para evitar que otros presos pudieran agredirlo. “Es el preso más difícil que tenemos desde Roldán”, según fuentes del departamento de Fernando Grande-Marlaska.

La Casa Real no ha sido la única que ha vivido con gran tensión la decisión judicial, ya que el entorno de Urdangarín también ha sufrido con cada uno de los capítulos de esta trama judicial. El Español se puso en contacto con Pilar Eyre para conocer el estado de su familia por el desenlace del Caso Nóos, y confirmó su mal estado en estos duros momentos.

“Ana Urdangarin, su hermana mayor, ha vivido intensamente todo el tema, él era su ojo derecho”, dijo la periodista. Además, según relató, cuando Ana conoció la imputación de su hermano mayor llegó a hacer unas fuertes confesiones:

“Si mi padre viviera, quemaría la Zarzuela.”

Tal como ha contado Pilar Eyre, ambos hermanos siempre han mantenido una estrecha relación. “Era su ojo derecho, su “chiqui” pero el completo de la familia lo ve muy injusto porque no creen que haya hecho nada”, dijo la periodista.

Según la periodista, se trata de una etapa que finaliza con un amargo alivio para la Casa Real:

“En Zarzuela ahora sienten alivio, primero fue el enfado porque creían que habría una condena no tan grave como para entrar en prisión, ellos no habían contemplado ese paisaje.”

También ha desvelado que “para Cristina e Iñaki la incertidumbre era lo peor, estos meses han sido horribles para ellos. Llevan mucho tiempo en tratamiento psicológico y tomando medicación, hay una fuerte preocupación por sus hijos y ahora también sienten el alivio”.

Eso sí, desde la Casa Real saben que todavía quedan más puertas que cerrar:

“El rey emérito y Felipe VI sienten ese alivio por una parte pero saben que quedan flecos sueltos, temen la falta de privacidad, la presencia de fotógrafos en su entrada en la cárcel, cuestiones que seguirán preocupándoles.”

¿Qué os parece a vosotros?