«Le faltaba el aire». Una testigo de la muerte la muerte de Natalia, la menor fallecida por inhalar gas de mechero, cuenta lo que sucedió

Nueva y peligrosa moda entre los jóvenes que ya deja un fallecido.

La localidad de Corral de Almaguer, en Toledo, sigue sobrecogida por la muerte de una adolescente tras ser víctima de una peligrosa moda. Falleció al inhalar el gas de recarga de un mechero en el parque municipal.

Las testigos observaron a la joven inhalando gas de recarga: «Pensábamos que solo era para recargar mecheros, pero luego vimos que se lo metía en la boca y lo estaba inhalando».

La joven quedó inconsciente tras inhalar el gas

Natalia se desplomó después de inhalar el gas: «Se cayó y se golpeó, le faltaba el aire», dice la testigo. Ni un equipo médico de urgencias y una UVI, ni la Guardia Civil pudo hacer nada para salvar la vida de la joven cuando llegaron al lugar de los hechos. Una parada cardiorrespiratoria acabó con la vida de la menor.

Entre los jóvenes, esta peligrosa práctica está cada vez más extendida para colocarse y entrar en estados de trance. Si se toma en grandes cantidades, puede producir alucinaciones y bajada de oxigeno en el cerebro.

Los jóvenes son cada vez más propensos a inhalar gases. Así lo advirtió hace unos días la policía local de Villareal, doque se había detectado el uso de clorentilo (una droga para inhalar) durante las fiestas de la ciudad.