Web
Analytics

Le ponen una multa por un motivo tan ridículo, que no sabréis si reír o llorar

Que las multas tienen afán recaudatorio es algo con lo que están de acuerdo incluso los jueces. Al menos, uno de Cádiz que anuló una multa de 300 euros y pérdida de dos puntos del carné impuesta a un conductor. “Por mucho que se pretenda tramitar sumariamente las sanciones de tráfico, la precipitación en generar y obtener rápidamente pingües beneficios para la Administración no puede hacerse a costa de violentar normas básicas del procedimiento“, dijo. Y eso que no se había enterado de la historia viral que nos ocupa hoy.

Aunque hay veces que hay que ponerse de acuerdo con las autoridades, y reconocer que algunas multas tienen toda la justificación —sobre todo cuando por una insensatez ponéis en peligro vuestra vida, y la de los demás—, pero la que hemos conocido hoy nos ha dejado con el culo torcido.

Ha ocurrido en Salamanca, y algunos consideran que forma parte de una campaña de recaudación demasiado agresiva, ya que el motivo de la multa ha sido “conducir el vehículo reseñado sin mantener la propia libertad de movimientos. Conducía mientras se mordía las uñas“.

Sí, no es ninguna broma: este señor conducía tranquilamente mientras se mordía las uñas, y un coche de la Policía le paró para ponerle una multa. Un caso que ha dividido a las redes, ya que mientras algunos lo consideran una locura, otros lo equiparan a otras distracciones por las que todos estamos de acuerdo que nos puedan multar.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Por cierto, el radar Pegasus de la DGT grabó la infracción de tráfico más surrealista de todos los tiempos.