Web
Analytics

Lidia Torrent sufre la mayor grosería de la historia de ‘First Dates’

En First Dates últimamente no dejan de superarse: en las últimas semanas hemos sido testigos de una cita que estuvo a punto de fracasar por culpa del mismísimo Matías Roure… o del pretendiente que le soltó a su cita un comentario en los baños del plató-restaurante que dejó estupefacto a toda la audiencia del dating show de Cuatro.

Y es que el programa mantiene intacta su capacidad de sorprender… lo normal cuando se trata de un programa con esa audiencia y con ese seguimiento en las redes sociales. Pero lo mejor de todo es que gracias al programa, estamos aprendiendo un montón sobre cómo ligar en este mundo moderno. Y otra cosa que hemos aprendido es que muchos de los pretendientes de First Dates acuden para encontrar el amor… y muchos otros solo buscan sus quince minutos de fama en las redes sociales. Como nuestro protagonista de hoy, Sergio.

Este joven de 25 años, de Cáceres, ha sido el protagonista de uno de los momentos más machistas y groseros de la historia del programa. Y ni siquiera tuvo que esperar a conocer a su pretendiente: la perla la soltó cuando se estaba presentando a Lidia Torrent, antes de que diera comienzo la cita.

La buena de Lidia le preguntó al joven que cómo le gustaban las chicas… y la respuesta fue el colmo de la vergüenza ajena:

“Pues que tengan buenas tetas…. una chica como tú, simpática, y que no sea madridista, por dios. No las quiero. No quiero madridistas, por dios.”

¿Se puede ser más superficial? Sí se puede: más tarde confesaría que su ídolo es Bertín Osborne, “un vividor, un tipo con 60 años que vive bien, come bien, tiene una mujer guapísima…

Después de esta presentación, Sergio conoció a Natalia, una mallorquina de 20 años a la que poco le faltó para salir huyendo del plató restaurante. Por ejemplo, cuando la joven le preguntó a David sobre su libro favorito, este le dijo que no había leído un libro en su vida… a excepción de la biografía de Ronaldinho.

Pero no quedó ahí la cosa: después de reconocer que lo que más le gustaba de Natalia era su casa de Palma de Mallorca, le preguntó si hacía topless en la playa. Su explicación, un poema:

“Le he preguntado si hace topless porque siempre es bonito ir a la playa y ver unas tetas, uno lo agradece y si lo hace pues eso que me llevo.”

Hay que ser justos: otra de las perlas de la noche sucedió cuando esta campeona de ajedrez se lució con la pregunta de la noche. “Cáceres está en Andalucía, ¿no?“, le preguntó a un sorprendido David.

Al final, ocurrió lo que tenía que ocurrir: Natalia dijo que sí a una segunda cita… pero solo como amigos. ¿Qué te esperabas, aprendiz de Bertín?

Así se lo tomaron en las redes:

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.