Web
Analytics

Ligar con estas chicas puede convertirse en la peor decisión de tu vida

Viernes o sábado noche en tu discoteca habitual. Un bellezón te mira, tú la miras, ella te vuelve a mirar, tú empiezas a dudar y, cuando te das cuenta, han pasado dos horas y ella se ha ido con sus amigos a otro garito. ¿A quién no le ha pasado esto alguna vez? Muchas noches dejamos pasar magníficas oportunidades de conocer gente, ya sea para ligar o simplemente para iniciar una buena amistad, por nuestra vergüenza o “corte” para romper el hielo. 

Los hay que somos un verdadero desastre para comenzar una conversación con un desconocido, y rápidamente nos ponemos colorados como un tomate y empezamos a sudar como si estuviéramos corriendo una maratón en pleno mes de agosto. Nuestras habilidades para “socializar” con extraños son prácticamente nulas, y aunque somos muy majos una vez nos conocen –o eso dice mi abuela– la primera impresión que damos no es precisamente la mejor.

Pero, por loco que parezca, esto también puede tener un lado positivo. ¿No te lo crees? Pues no te pierdas el siguiente cómic y seguro que cambias de idea.