Web
Analytics

Los audios de WhatsApp que darían un giro radical a la presunta violación de la “manada” de la Arandina

Recientemente saltó una noticia que a los que han seguido los pormenores del juicio a “La Manada” les ha sonado tristemente familiar: tres jugadores de la Arandina, equipo de fútbol de Aranda de Duero, fueron detenidos por presuntos abusos sexuales a una joven. Se trata del portero Víctor Rodríguez Ramos, “Viti” y los delanteros Carlos Cuadrado Santos, “Lucho“, y Raúl Calvo Hernández.

El titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Aranda de Duero, en Burgos, decretó el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de los tres jugadores. Además del testimonio de la menor, se habría aportado el atestado policial y el informe médico forense en el que se detalla que la joven fue víctima de abusos sexuales.

El macabro suceso recordó desde el primer momento al de “La Manada“… con el agravante de que la víctima en este caso es menor de edad. Además, en los informes policiales constaría que la niña fue víctima de agresiones físicas, a las que los tres jovenes la habrían sometido al negarse a mantener relaciones sexuales con ellos, y al intentar ir al baño de la casa de Aranda de Duero en la que sucedieron los hechos.

La última noticia relacionada con el caso la ha destapado El Programa de Ana Rosa, de Telecinco, que ha entrevistado el miércoles 20 de diciembre a una testigo con un testimonio que podría dar un giro a la investigación. Según esta mujer, ha presentado a la juez unos audios enviados a través de WhatsApp por la denunciante, concretamente dos, que contradicen su versión.

Durante la declaración ante el juez, la madre comentó que su hija estuvo cuatro días en shock, y que finalmente le confesó que prefirió someterse “para evitar males mayores. Sin embargo, esta nueva testigo explica que la niña envió mensajes de voz a un grupo de WhatsApp que tenía con dos amigas en los que cuenta “una versión totalmente distinta de la que he visto en los medios de comunicación“. Por ejemplo, menciona que en estos audios la supuesta víctima “no menciona ningún tipo de agresión.

Así, lo que relata en los audios no coincide con la versión que ha salido en todos los medios de comunicación, tratándose de una versión incompatible.

La testigo también explica cómo consiguió los mensajes:

“Al enterarme quién era el entorno de esta chica y sus amigas mantengo contacto con una de ellas y la pregunto por teléfono si sabe algo o me puede contar sobre el tema y me dice que tiene dos audios que me puede mandar que podrían ayudar con este caso.”

En los próximos días, una de las dos testigos que entregó los audios enviados presuntamente por la víctima a una de sus amigas declarará ante la juez. Según dijo la joven, “no me cuadraban las cosas y por eso decidí presentar los audios“.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Fuente: elegímaldía