Web
Analytics

Los crueles prejuicios de Inma, “la doble de Britney Spears”, arruinaron su cita en ‘First Dates

En First Dates últimamente no dejan de superarse: en las últimas semanas hemos sido testigos de una cita que estuvo a punto de fracasar por culpa del mismísimo Matías Roure… o del pretendiente que le soltó a su cita un comentario en los baños del plató-restaurante que dejó estupefacto a toda la audiencia del dating show de Cuatro.

Y es que el programa mantiene intacta su capacidad de sorprender… lo normal cuando se trata de un programa con esa audiencia y con ese seguimiento en las redes sociales. Pero lo mejor de todo es que gracias al programa, estamos aprendiendo un montón sobre cómo ligar en este mundo moderno. Y una cosa que hemos aprendido es que cuando vas a una cita a ciegas, es mejor dejarse los prejuicios en casa. No como nuestra protagonista de hoy, Inma.

Inma, que a Lidia le recordó a Britney Spears, declaró que se sentía “muy joven aunque una tenga una edad. Durante su presentación aseguró que no había tenido mucha suerte en el amor, pero antes de que la audiencia se pusiera de su lado soltó la perla de la noche:

“No sé dónde están los hombres de hoy en día. No me pongáis un gordo barrigón porque no.”

En principio, Antonio no parecía el hombre musculoso que buscaba Inma, pero, ¿quizás el sevillano conseguiría conquistar a su cita a lo largo de la cena? Ni por asomo

El exceso de sinceridad que ha arruinado tantas citas en First Dates no tardó en asomar la cabeza. Inma no dudó en decirle a Antonio que le echaba más años… y remató asegurando que si alguien le había dicho lo contrario, le estaba mintiendo. Atónito, su pretendiente no sabía dónde meterse.

“Si soy un chaval, si me ve mayor pues nada.”

Y cuando encontraron una afición en común, hacer deporte, Inma se dedicó a reírse de Antonio. “¿Y dónde nadas? Estás más seco que la mojama“, le dijo entre risas. “Ya he metido la pata otra vez“, comentó el bueno de Antonio.

Pero cuando ella le preguntó su impresión, y le pidió que fuese sincero, él se lanzó: “¿ese pelo es tuyo o son extensiones?“. “¿Perdona?“, le respondió ella. También se quedó “a cuadros” cuando Antonio quiso hablar de sexo.

“¿Tú te crees que es normal hablarme de cuándo tienes ganas de sexo y cuándo no en una primera cita? Estoy flipando.”

¡Pero si no he propuesto nada!“, se justificó él.

Y, finalmente, pasó lo que tenía que pasar, y en la decisión final se rechazaron mutuamente. “Con los zascas que me soltó… no“, dijo Antonio.

Así lo vivieron en las redes:

 

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.