Web
Analytics

Los padres de Tomás Gimeno, escondidos y “destrozados”: “Su hijo era su mano derecha”

Beatriz no hará un acto público y la familia de Tomás tampoco.

Ahora que ha salido a la luz la descripción que realiza la jueza de Instrucción número 3 de Güímar, Tenerife, sobre el asesinato de Anna y Olivia, nadie duda de que Tomás Gimeno actuó en todo momento con un plan premeditado. La jueza se ha inhibido para que el caso sea tratado por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Santa Cruz de Tenerife.

La magistrada ha considerado que Tomás habría cometido, además, un delito contra la integridad moral “con el fin de provocar un inhumano dolor a su empareja, Beatriz Z., a la que de forma deliberada buscó dejar en la incertidumbre acerca del destino que habían sufrido sus hijas al ocultar sus cuerpos, tras darles muerte, en el fondo del mar”.

Dado se ha levantado el secreto sobre las actuaciones, hemos podido conocer detalles como que Tomás dio muerte a sus hijas en la finca de Igueste de Candelaria el 27 de abril. Las niñas habrían sido asesinadas entre las 20:00 y las 21:00 horas. Los cuerpos, de acuerdo con las conclusiones del auto, fueron envueltos en toallas e introducidos en bolsas de basura. Estas, a su vez, pasaron cada uno a una bolsa de deporte que Tomás Gimeno depositó en el portabultos de su coche.

El suceso continúa sobrecogiéndonos a todo el país. Se trata de una dramática historia que ha dejado en shock a todo el mundo, pero especialmente a las dos familias afectadas. Tanto Beatriz, la ex pareja del tinerfeño y madre de las dos niñas, como los padres de Tomás, están sufriendo en sus carnes un dolor difícil de relatar.

Mientras tanto, en las 48 horas vitales para hallar el cuerpo de Tomás y Anna, los vecinos de la localidad canaria apoyan sin cesar a Beatriz. Pero los vecinos y amigos de la madre de Anna y Olivia no son los únicos que quieren ayudar a Beatriz. Así lo han dejado claro algunas personas de la pequeña población canaria que han hablado con una reportera de El programa de Ana Rosa, el programa de Telecinco.

“La familia de Julen se ha puesto en contacto con nosotros para que públicamente traslademos las condolencias. Es una familia que también sufrió en primera persona muchos días de incertidumbre y que finalmente acabó de la peor manera posible”. “También se ha sumado a las muestras de dolor Patricia Ramírez, la madre de Gabriel. Ha sido a través de un mensaje en redes sociales lleno de amor”, afirmó la periodista. Además, la reportera desveló que “también se ha sumado a esas condolencias Juan Carlos Quer, padre de Diana Quer”.

El padre de Tomás está hundido porque “su hijo era su mano derecha”.

La madre de las pequeñas, que se encuentra siempre arropada por sus amigas, “de momento no va a hacer ningún tipo de comparecencia o acto público”, según desveló la periodista. Por otro lado, la familia de Tomás Gimeno tampoco tiene pensado hacer una aparición pública.

Además, apuntó sobre cuál es el estado del entorno más próximo al asesino de las pequeñas. “Sabemos que están destrozados, están refugiados y viviendo en la intimidad este duelo”, dijo. Hay que decir que el padre del empresario está roto porque “su hijo era su mano derecha”.

Mientras tanto, ha habido una reacción de los vecinos en la puerta de la casa del padre de las niñas. No dejan de pasar viandantes para dejar en la entrada todo tipo peluches, velas y pancartas, un gesto para “dar apoyo a la madre y que esas niñas puedan descansar en paz”.

Continúa la búsqueda de Anna y su padre.

El Ángeles Alvariño lleva 24 horas trabajando en un espacio de 5.000 metros cuadrados, algo más de un campo de fútbol. Los expertos han fijado unas líneas paralelas de 400 metros de longitud con una separación de 14 metros. La búsqueda de Anna y su padre no cesa, aunque por cada minuto que pasa, las esperanzas de hallarles disminuyen.

El análisis se está llevando a cabo es en tramos muy pequeños. Hay que destacar que el buque sufrió fallos técnicos, pero tras repararlos pudo continuar trabajando. Pese a todo, estará solo hasta el jueves en Tenerife.