Web
Analytics

Los reyes de España, abucheados a su llegada a la recepción en La Almudaina

Se mira con lupa cada uno de sus movimientos.

Todavía está fresca en nuestra memoria aquella polémica ante las cámaras entre la reina Letizia y la reina emérita Sofía, por culpa una foto con la princesa Leonor y la infanta Sofía. El “rifirrafe” se convirtió en una de las cuestiones relacionadas con la Casa Real más comentadas de los últimos meses, especialmente en las redes sociales.

Llegado el verano, han aprovechado para intentar dar una imagen de tranquilidad. Como cada año, la Familia Real ha cumplido con su compromiso con la prensa durante la temporada estival, el tradicional posado en Palma de Mallorca que reúne a los reyes y sus hijas para tomar unas fotografías oficiales en una idílica estampa familiar.

Pero este año ha habido alguna que otra novedad; para empezar, se ha cambiado el escenario por primera vez desde que gobierna Felipe VI, y las fotografías han sido tomadas con los jardines del Palacio de La Almudaina de fondo en lugar del Palacio de Marivent. Aquí podéis ver las imágenes… y el inquietante efecto óptico en la foto de los reyes en Mallorca.

Además, a diferencia de otros años, se mostraron algo más relajados con los medios presentes, y además dejaron que sus hijas formaran parte del turno de preguntas. A las infantas se les preguntó por ejemplo sobre su estancia en los Estados Unidos, a lo que respondieron que habían practicado mucho inglés y jugado a varios deportes.

Pero si algo no pasó desapercibido fue la atención desmedida que Letizia prestaba a cada uno de los gestos de sus hijas. Varios medios se han hecho eco de la manera en la que la reina, como ya ha sucedido en muchas otras ocasiones antes, corregía permanentemente a Leonor y Sofía sobre cómo debían colocarse ante la cámara o qué no debían hacer.

Abucheados a su llegada a La Almudaina.

Pero la polémica de la semana ha estado en la explanada frente al Palacio de la Almudaina, donde con motivo de la recepción que los reyes —junto a la reina emérita Sofía— ofrecen a autoridades se congregaron alrededor de 500 defensores de la monarquía, así como cerca de 150 partidarios de la república.

Allí, se lanzaron cánticos y se pronunciaron consignas contrarias; para evitar altercados, los manifestantes fueron colocados en los dos extremos opuestos de la Catedral de Palma. De hecho, una de las quejas de los republicanos fue que les hubieran colocado en el lado más lejano a las puertas de la Almudaina, para intentar que sus cánticos pasaran desapercibidos a la llegada de los reyes.

Sea como sea, durante más de una hora media los detractores de los reyes mostraron su apoyo a los “presos y exiliados políticos”, y reclamaron “el derecho a decidir y la restitución del museo Saridakis en Marivent”.

En el otro lado, ataviados con numerosas banderas de España, los que habían acudido para mostrar su apoyo a la monarquía gritaron los consabidos “viva el Rey, viva España y viva la Constitución” y otras proclamas por el estilo.

Tensión a la llegada de Felipe VI y Letizia.

Uno de los momentos más tensos se vivió cuando llegaron los Reyes. Los agentes de Policía fueron controlando la salida de los manifestantes a favor de la monarquía, ya que muchos de ellos tenían que pasar por delante de los republicanos.

Una publicación compartida de TELVA (@telva) el

Después de dejar pasar a las primeras personas y ver que los manifestantes se increpaban entre sí, los agentes decidieron que cada uno de los grupos desalojara la explanada por diferentes lados, sin tener que cruzarse.

Fuente