Web
Analytics

Maite Zaldívar, de reina de la tele a vivir de este trabajo tan “normal”

La prensa rosa de nuestro país es una máquina de usar y escupir personajes que, en no pocas ocasiones, se convierten en juguetes rotos. Desde los mil y uno ex concursantes de Gran Hermano hasta las novias o amigas con derecho a roce de cantantes, actores o futbolistas, pasando por los hijos de rostros muy conocidos, como es el caso de Kiko Rivera, Rociíto o Chabelita.

Una que llegó como un terremoto a los programas del corazón fue Maite Zaldívar, cuando su marido, Julián Muñoz, ex alcalde de Marbella, la abandonó por Isabel Pantoja. Platós y más platós contando su vida y miserias –quién no recuerda las famosas bolsas de basura llenas de billetes– hasta que el juez dijo que le había tocado una estancia de dos años y medio con todos los gastos pagados en la cárcel de Alhaurín de la Torre. 

Pero la vida sigue, y después de cumplir con la justicia y salir de prisión, Maite ha desaparecido de la escena pública y ha montando un gastrobar, ‘El Puesto 85’, en el mercado de Marbella con el que es su pareja desde hace trece años. Dicen algunas fuentes que Zaldívar prepara un libro donde contará toda su verdad, y que por ese motivo no ha vuelto a poner un pie en un programa de televisión, a pesar de las altas ofertas que ha recibido de, por ejemplo, ‘Sálvame Deluxe’. Veremos cómo deja Maite a la Panto en su esperada biografía.