Web
Analytics

“Mala madre”… “Vergonzoso”… Soraya sube una inocente imagen a Instagram, ¡y se lía gorda!

Se ha hablado mucho de esta ex concursante de Operación Triunfo durante los últimos meses, ya sea por su extrema delgadez —y cuando se despelotó en Facebook para desmentir su posible anorexia—, como por haberse pasado con el bisturí, ¡según sus haters!

Una publicación compartida de Soraya Arnelas (@soraya82) el

Después de confirmar en exclusiva para la revista Semana, para sorpresa de todos sus seguidores, que estaba embarazada, la volvió a liar durante las navidades al compartir con sus seguidores una fotografía en la que se podía comprobar su avanzado estado de gestación.

La cantante compartió una elegante imagen para anunciar que su hija, Manuela, había venido al mundo el pasado 24 de febrero, y evitó más críticas… por el momento.

 

Una publicación compartida de Soraya Arnelas (@soraya82) el

Ahora, Soraya ha vuelto a ser víctima de las iras de sus haters después de compartir una imagen en la que se la veía saliendo a cenar con su pareja. El mensaje de la cantante era el siguiente:

 

Una publicación compartida de Soraya Arnelas (@soraya82) el

“Nuestra primera semana de papis. Miguel Ángel y yo salimos a celebrarlo en el mejor sitio que podía haber, en el restaurante de David Muñoz, DiverXO. ¡Vaya experiencia! ¡Wow! Altamente recomendable. Inolvidable.”

¡Grave error! Ya que según muchos de sus seguidores, todavía era demasiado pronto para dejar durante dos horas y media a la niña con sus abuelos, y entre otras cosas llamaron a la cantante “mala madre“.

Esta vez Soraya ha decidido no quedarse callada, y ha puesto a sus haters en su sitio con este texto.

“Algún día os contaré el capítulo de esas mamás que no pueden darle pecho a sus hijos y se alimentan a base de biberones. Esos niños se quedan en casa durante dos horas y media, dormidos, porque son bebes de 6 días, cuidados de una manera excepcional por sus abuelos mientras sus padres, que se aman de aquí al infinito, pasan un rato juntos y se dedican tiempo, como debe ser, porque amamos a nuestros hijos, pero yo amo a mi pareja como no amo a nadie más. Niños de seis días que duermen, se alimentan y hacen sus cositas. Nada más, porque son bebes de seis días… No hay mucho más… Si eso es ser una mala madre, ¡soy una mala madre! Pero aun así, es mi vida y mi familia. Gracias.”

¡Chapó!

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Vía Elegí mal día.