Web
Analytics

María Jesús Ruiz se derrumba en directo en ‘Supervivientes’ al conocer las malas noticias sobre su hija

María Jesús Ruiz vivió una situación inédita al tener que abandonar Supervivientes 2018 para volver a España de forma inmediata, puesto que tendría que personarse en una causa judicial.

Según informó en primicia el Diario de Jaén, la que fuera Miss España en 2004 tenía una cita con la Justicia el lunes 16 de abril. En concreto, debía comparecer como testigo en el juicio por la denuncia que interpuso por unos supuestos malos tratos de su expareja, José María Gil Silgado.

En todo momento, el abogado de la de Jerez intentó que su representada pudiera saltarse la cita debido a su estancia en el concurso. En concreto, presentó una solicitud en la que se indicó que “no podía acudir al juicio por motivos laborales y se aportó el contrato que firmó con la productora que realiza el reality”.

Sin embargo, el Juzgado denegó la petición e instó a que Ruiz se presentara en los juzgados.

El medio citado anteriormente también publicó que en caso de que la concursante optara por permanecer en el concurso, debería acatar una multa que oscilaría entre los 200 y 5.000 euros. Además, en caso de que volviera a no presentarse “se le podrían abrir diligencias penales por un delito de desobediencia”.

María Jesús Ruiz interpuso una denuncia contra el padre su hija mayor por un supuesto episodio de violencia de género. “La Fiscalía reclama una condena de 22 meses de cárcel para el empresario José María Gil Salgado por delitos de amenazas y coacciones”, recogió la publicación señalada.

En concreto, el denunciado habría enviado varias cartas amenazantes a la modelo en la que le exigía que llevara a la hija que ambos tienen en común a prisión para que lo visitara. Tal y como se explica, habría amenazado con contar a los medios de comunicación “aspectos de la vida privada de ella, relativos a la forma en la que ambos se conocieron”, si no accedía a su petición.

La concursante regresó este jueves a Supervivientes durante la sexta gala de la edición, y lo ha hecho con más fuerza que nunca. Y es que la exmodelo ha recibido una noticia que, lejos de hundirla, le ha dado más coraje si cabe: le han quitado la custodia de su hija.

La concursante ha confirmado en directo la noticia: un juez le ha concedido la custodia de su hija a su expareja hasta que la concursante vuelva a España tras el reality show. Después de conocer la noticia, María Jesús Ruiz aprovechó su reincorporación al concurso para pedir a la audiencia que la mantenga en el programa: “Ya no se trata solo de mí, hay un ser muy pequeño que está sufriendo porque le han arrebatado a su madre”.

La concursante se ha derrumbado durante su alegato, en el que ha afirmado que no va a pasar por este mal trago “por un miserable”:

“Así que me quedo hasta el final, por eso estoy aquí.”

Sin embargo, tan solo unos minutos más tarde, después de conocer que era la quinta asilvestrada de la edición, María Jesús se ha venido abajo y ha pedido su expulsión:

“Necesito volver para solucionar este problema, mi cabeza y mi corazón están en España. Ruego que me echen.”

Tras reencontrarse con Mayte y Melissa, las otras dos asilvestradas, María Jesús les explicó su delicada situación, y ambas pidieron al público permanecer en el programa para que la exmodelo pudiera solucionar sus problemas judiciales.

Sorprendido por la reacción, Jorge Javier advirtió a las chicas del posible peligro que podrían correr tras su petición:

“Con lo juguetón que es el público votando en los realities… no sé si es correcto lo que estáis haciendo.”

De hecho, finalmente la audiencia decidió expulsar a Mayte Zaldívar, por lo que María Jesús continúa en el concurso.