Web
Analytics

María Patiño —’Sálvame’— estrena sus dos tallas más de pecho en Punta Cana

A María Patiño se le están acumulando las polémicas. Por ejemplo, el regreso a la televisión de Rosa Benito se ha convertido en un verdadero quebradero de cabeza para ella, que considera que el regreso a los platós de su excompañera una absoluta falta de dignidad. Entre otras cosas, Patiño está convencida de que trabajó en Sálvame con el “piloto automático” y no supo “aprender de sus errores ni comprometerse con el programa.

Pero además, está enfrentada en los tribunales con la mismísima María José Campanario, tras una querella en la que se acusa a la periodista de supuestas injurias, calumnias e intromisión al honor. La mujer de Jesulín acudió al juzgado con su marido y su suegra, Carmen Bazán, que ha desmentido cualquier agresión por parte de su nuera, tal y como afirmaba la periodista. Y si todo esto no es suficiente, María Patiño está ocupando las portadas de algunas publicaciones… aunque por un motivo muy diferente.

Hace unos meses, la presentadora y colaboradora de Sálvame protagonizó un número de la revista Semana, gracias a su espectacular tipazo después de machacarse en el gimnasio día sí y día también… y operarse el pecho.

En las imágenes se podía ver a Patiño hablando por teléfono y luciendo un bikini negro deportivo o top que combina con sus tejanos rotos. Y aunque nosotros la vemos genial, no faltó quien la criticó en las redes sociales, acusándola de haber pasado por el quirófano porque no se acepta a sí misma.

Ahora, vuelve a reinar en los kioscos por culpa de su viaje al Caribe, en el que ha dejado ver su nuevo tipo en la playa tras operarse el pecho.

La colaboradora de Sálvame se tomó unos días de vacaciones en Punta Cana con su pareja, Ricardo, con quien lleva ya más de 12 años. Juntos se han dado largos paseos y chapuzones en el mar para soportar el calor, pero sin duda lo más comentado ha sido la espectacular figura de la periodista.

¿Qué os parece a vosotros? Contádnoslo en los comentarios.

Vía Elegí mal día.