Web
Analytics

Marta, Gonzalo y Emous, fallecidos trágicamente con 16, 20 y 21 años: la petición de sus familias

Un joven de 22 años se los llevó por delante a 140 kilómetros por hora en una vía urbana.

La madrugada del pasado 6 de junio de 2021, ocurrió una tragedia que cambió para siempre la vida de Argamasilla de Alba, en Ciudad Real. En una calle de su centro urbano perdieron la vida tres jóvenes.

Se trataba de Marta (16 años), Gonzalo (20) y Emous (21), que fueron asesinados por un conductor kamikaze. La herida sigue abierta en Argamasilla y Tomelloso, las localidades de donde eran las víctimas.

Lógicamente, sus familias sufren especialmente el dolor de su pérdida en circunstancias tan trágicas. Pero han tenido la fuerza suficiente para iniciar una recogida de firmas con la que esperan modificar el código penal.

Marta tenía 16 años y era de Tomelloso. Por su parte, Gonzalo, de 20 años, y Emous, de 21, habían vivido en Argamasilla toda la vida. La noche fatídica se encontraban celebrando el cumpleaños de un amigo. Decidieron ir a por pizzas y más bebida, pero a la vuelta, se encontraron con la muerte.

Un chico de 22 años y natural de Montehermoso, en Cáceres, había estado visitando a unos familiares en Argamasilla. De madrugada se puso al volante, y en pleno centro urbano, en una zona limitada a 30 km/h, se puso a 140. Posteriormente daría positivo en tests de alcohol y drogas.

Se saltó siete ceda el paso, hasta que impactó con el coche en el que viajaban los tres jóvenes, junto con dos amigas más. Se trata de Silvia y Natalia, que quedaron gravemente heridas, al igual que la copiloto del kamikaze, una chica de 17 años natural de Argamasilla.

El autor de los hechos salió ileso.

El balance del accidente fueron tres jóvenes muertos y tres chicas heridas graves que sufrirán secuelas —tanto físicas como psicológicas— de por vida. Por su parte, el presunto culpable salió ileso. Una gran injusticia que quieren corregir los familiares de las víctimas.

En su comunicado dejaron claras sus intenciones: “Pedimos justicia por ellos y por todos, porque esto nunca vuelva a sucederle a nadie más. Un hecho tan atroz y aberrante no puede ser considerado un homicidio imprudente, esto son tres asesinatos y así debe ser juzgado este individuo”.

Lo que piden es una reforma del Código Penal, para que hechos como este sean penados como homicidio doloso agravado. Comenzaron una recogida de firmas para impulsar el cambio en la legislación, y quieren que el mensaje llegue a todos los sitios del país.

Las familias piden al Gobierno de España la modificación de varios artículos del código penal, de manera que se castigue más duramente la imprudencia de este tipo de conductores kamikaze. De esta manera, esperan proteger así a las víctimas de estos accidentes.

La petición incluye la modificación el artículo 138 del Código Penal en su artículo 2, de manera que se considere este tipo de delitos contra la seguridad vial como homicidio doloso agravado, lo que conllevaría penas de cárcel más abultadas para los infractores. Además, quieren cambiar el artículo 379.

“Si para circular la tasa límite de alcohol en aire aspirado es de 0,25, ¿cómo es posible que alguien circule con su vehículo con temeridad, provoque un accidente, y solo sea juzgado por una pena máxima con una tasa de 0,60?”, se preguntan. Por ese motivo, proponen bajar el límite a 0,25, de manera que todos los accidentes con una tasa de 0,25 por parte del infractor serían juzgados con la pena máxima.

Por otro lado, piden que en el artículo 381 se castigue con la pena máxima “a quienes manifiestan desprecio por la vida ajena, incluida la suya”. Se les retiraría el carnet de conducir de por vida, al entenderse que son un riesgo para otras vidas humanas.

Finalmente, en su petición se incluye la modificación del artículo 382 del Código Penal, para que no se tome en cuenta sólo la infracción con la pena más grave sino todos los delitos recogidos en el 379, 389 y 381 considerados de forma individual. Consideran que “son hechos de extrema gravedad por los cuales fallecen personas a cada momento”.

Su intención es hacer justicia en el caso de Marta, Gonzalo y Emous, pero, sobre todo, que tragedias como esta no se repitan.