Web
Analytics

Máxima tensión entre Mamen Mendizábal y Rufián tras una desafortunada comparación del diputado de ERC

Ferreras viviendo en un plató de La Sexta, Puigdemont en Bruselas, Bélgica, pidiendo el apoyo de media Europa, Oriol Junqueras en la cárcel sin posibilidad de fianza, y Carmen Forcadell declarando en el Tribunal Supremo. Ése es el panorama actual del conflicto catalán, sumando además la huelga general de ayer miércoles en Cataluña y la tensión y odio que se respira en las redes sociales.

Pero no sólo se respira máxima tensión entre los usuarios de Internet. En las entrevistas de los medios de comunicación y algunos de los protagonistas del conflicto catalán se puede cortar con un cuchillo. La última ha tenido como protagonistas a Mamen Mendizábal y a Gabriel Rufián, diputado de ERC en el Congreso.

El roce comenzó cuando la presentadora de ‘Más vale tarde’ le hizo este comentario al político: “cuando la hoja de ruta del independentismo se puso en marcha, parece que todo estaba ya pensado. Entiendo que si en la hoja de ruta estaban los movimientos posteriores, también se sabía lo que iba a pasar. Si había una declaración de independencia, habría consecuencias judiciales y políticas, señor Rufián”. 

Un dardo que Rufián no se tomó nada bien, sacándose de la manga una comparación, cuanto menos, muy desafortunada: “Yo, señora Mendizábal, intentaré ser tremendamente respetuoso. Me parece que es comprar lenguaje de maltratador. La culpa es tuya, porque te vistes como un demócrata”.

Pero no quedó ahí la cosa, y Mendizábal contestaba que no iba a entrar en ese juego: “No sé. Me parece que ese lenguaje no lo voy a utilizar, la verdad. No, no, no le voy a comprar ese juego”. 

Para finalizar la entrevista, el político de ERC intentó cambiar los papeles, siendo él el que preguntaba: “¿Le parece normal que la gente sea encarcelada simplemente por dar el OK a un programa electoral?” a lo que la periodista contestó con un rotundo “De momento, como yo hago las preguntas y usted las respuestas, este es el pacto al que hemos llegado periodistas y políticos”. 

“No se preocupe, ya me ha contestado” terminó apostillando Rufián, en una de las entrevistas más tensas que se recuerdan en los últimos días.