Web
Analytics

Melanie Olivares responde a las críticas por publicar esta foto en la piscina con su hijo en la que enseñaba ¿más de la cuenta?

¿Cómo de grave es que se vea un pezón de una mujer en una publicación de Instagram? ¿Tanto como para censurar la fotografía? Ellos –los que mandan–tienen claro que sí, pero no aplican la misma vara de medir con los pezones masculinos; ahí hay barra libre.

En pleno siglo XXI aún vemos un pezón y nos echamos las manos a la cabeza, cuando la televisión y las redes sociales escupen violencia las 24 horas del día. Hemos llegado al punto de que es más tolerable ver un cadáver totalmente destrozado en Twitter que un pezón en Instagram, y hasta nos parece bien.

La última en caer, no en la censura de Instagram, que esta vez lo ha dejado pasar, si no de los usuarios, ha sido Melanie Olivares, muy conocida desde que interpretó a Paz en la serie de Telecinco, Aída.

La actriz publicaba en su perfil de esta red social una imagen con su hijo donde –¡oh, llamen a la policía!– se le veía medio pezón, y algunos usuarios que viven en 1945 recriminaban su posado. Hombre, por favor, que se le ve un pecho.

Melanie ha respondido a las críticas de forma muy correcta, diciendo que la fotografía le pareció bonita y que le llama más la atención la foto que “medio pezoncillo camuflado que se ve”. Luego pide que se abran las mentes, pero eso es algo que no creo que veamos en esta generación.