Web
Analytics

Muere José Pinto, miembro de “Los Lobos” de ‘Boom’, a los 57 años

El diario La Gaceta de Salamanca ha informado de la noticia.

José Pinto, el ganadero miembro de Los Lobos de Boom, de 57 años, nacido en Casilla de las Flores, Salamanca, ha fallecido este miércoles de forma repentina, según ha informado el diario La Gaceta de Salamanca.

El concursante abandonó el formato de Antena 3 el 18 de diciembre después de 19 meses por motivos personales. “Yo tengo que seguir haciendo mi trabajo en mi pueblo y cuando iba a grabar tenía que hacer mi trabajo en Boom”, contó entonces al diario Marca.

El alcalde de Casillas de Flores, José Eloy Alfonso, ha sido el encargado de confirmar la triste noticia de su fallecimiento. Según ha declarado el alcalde de la localidad, la última vez que habló con José Pinto fue en torno a las 9:00 horas de este miércoles cuando este le pidió ayuda con las vacas porque se encontraba mal. Posteriormente, recibió la llamada de la médico de Casillas de Flores en la que informaba de su fallecimiento.

Todo apunta a que las causas de la muerte podrían deberse a que el ganadero ha sufrido un infarto, según apunta el alcalde de Casillas de Flores.

Por otro lado, el alcalde de Ciudad Rodrigo, Juan Tomás Muñoz, ha confirmado que el Pregón Mayor del Carnaval del Toro quedará suspendido tras el fallecimiento de José Pinto. Intentará reunir a la junta de portavoces del Ayuntamiento para consultar la posibilidad de un homenaje al ganadero.

El afán de José Punto por los concursos televisivos le hizo participar en programas como Saber y Ganar o Pasapalabra, aunque su salto al estrellato se lo tenía reservado un programa de AtresMedia. De la mano de Los Lobos, José Pinto entró en Boom en mayo de 2017 junto a sus amigos Valentín, Erundino y Manuel. El resto es historia de la televisión.

Cuando las ganancias de Los Lobos se contaban ya por millones, pese a no haber conseguido llevarse el bote, José Pinto anunció que abandonaba el programa para regresar a su vida tradicional como ganadero en Salamanca en su pueblo, Casillas de Flores, con sus vacas.

El salmantino se había mostrado encantado con su “nueva” vida y con haberla recuperado ya que, declaraba que “vivir en el campo es mi profesión”.

“El pueblo es otra escuela, a los niños de hoy no se les deja hacer nada. Hoy en día los niños no tienen su mundo propio y lo tienen que buscar dentro de las máquinas y las pantallas”, decía el ganadero salmantino. Además, destacaba continuar conservando sus dos grandes pasiones: la lectura y el cine.

Tras abandonar Boom y a sus inseparables “lobos”, Pinto había participado en varios homenajes y reconocimientos públicos, siendo reconocido en varios pueblos de la provincia de Salamanca y también en otros sitios, como Cáceres. Este viernes iba a ser el pregonero del Carnaval del Toro de Ciudad Rodrigo, donde su ausencia, seguro, será imposible de rellenar.