Web
Analytics

Muy duro: Martillazos y agua hirviendo, el infierno del joven Alex en su propia casa

Parecía una bonita historia de amor, pero acabó siendo un auténtico infierno. En su entorno estaban encantados de que Alex Skeel y Jordan Worth, una pareja del Reino Unido que se conoció a los 16 años, se fueran a vivir juntos.

Pero la realidad era otra: después de 6 años de relación, Jordan acaba de ser sentenciada a 7 años y medio de prisión. La joven de 22 años se declaró culpable de maltratar al joven Alex.

Jordan declaró en el juicio que le había causado graves lesiones físicas, y que ejerció sobre él un fuerte comportamiento controlador.

En el sumario del juicio se expusieron detalladamente los sobrecogedores abusos físicos a los que la joven sometió a su pareja, causándole lesiones de todo tipo. Además, Jordan llegó a negarle el alimento, y le rompió todos sus teléfonos móviles para aislarlo de su familia y que no pudiera contactar con ellos.

En una ocasión, la joven llegó al extremo de perseguir a Alex con un martillo, con el que le golpeó en la cara y en las manos.

El pasado mes de julio de 2017, un vecino denunció unos gritos aterradores que escuchaba a través de las paredes durante una de las peleas de la pareja. Las autoridades no tardaron en aparecer, y los miembros del servicio médico fueron testigos de las terribles heridas que presentaba el joven: quemaduras en brazos y piernas y otras heridas en sus manos que Alex se intentó curar.

Después del juicio, se han conocido las quemaduras de segundo y tercer grado, y que habían sido causadas por el agua hirviendo que Jordan le lanzó por encima.

Fue después de la denuncia de este vecino cuando la policía inició una investigación que acabó con la condena de Jordan, poniendo fin del infierno de Alex.

Según la policía de Berdforshire, el lugar del suceso, es la primera condena de este tipo hacia una mujer en el Reino Unido.